Acábame de matar
Fecha Friday, 09 May a las 21:03:40
Tema Cuentos, Relatos, Literatura




“Día negro” La planicie vuela entre calores tóxicos dejando rastros humanos en caída libre.
Es una muralla quejumbrosa que lapida con resignación los restos multiformes, introduciéndolos brutalmente al cemento.


La Ciudad es una grada intoxicada que cultiva calles a la sombra de edificios congelándose, como aretes temblorosos entre árboles muertos. Millones de aparatos propagan la bermúdica señal. Un aullido tostado de junio. Interminable, jodido, derramándose en manteles sucios y robando vasos desechables .Un tehuacanazo que obliga a eructar el pasado en tramos espesos, embarrando los parabrisas.
Ema cubre su nariz y salta permitiendo que todo ese líquido inunde su cerebro.
"Cálmate ya pensara que estas loca" -. Se decía.-Era imposible al verle se le trepaba una angustia armada, empalmando su cuerpo con su rastro de mezclilla y pachulí. Ema quedaba echa un tiradero por semanas inordenable. Era una honda fractura de 19 años. Se levantaba cada mañana a las cinco treinta. Vestía lo que hallaba al pie de la cama y corría a tirar la masa dejando al ágüelo aliviado a pura pasta, sin pensar siquiera en desenredarse el cabello.

Noviembre aún buscaba su lugar en la cancha y el "aretito "lila temblaba entre hileras de paredes bailando en verde blanco y rojo Ema decidió salir a echarse los estruendos en el ánimo y allí recargado en el camión de basura vio a un muchacho de piel verdosa paseándose los dedos por su mata negra. No pudo evitar lamerlo con los ojos. Era largísimo y delgado, traía unos pantalones volados ,viejos y desprendía un fuerte olor a guayaba.

Cuando él la noto decidió barrerla sin miramientos. La caminata de aquellos atentos focos fue recibida por los sebosos inquilinos de Ema .Sus zapatos blancos hirviendo las costras de mugre de los pies, su vientre jaspeado brotando velludo entre los botones del húmedo vestido cosido a mano y un poco de rostro moreno sobreviviente entre escombros de pintura.
-Oye mugrosa échate un baño y te llevo con los chemitos-.
Le dijeron entre carcajadas esa voz ronca y sus ojos redondos color miel.
-SANOOONII te busca la ismene.-le gritaron tres borrachos que
portereaban eternamente la esquina mientras orinaban un 4-4-2
en la barda blanca del expendio. El se alejó dejando a la fractura lamiendo cada letra de su nombre.

Por largos meses la ansiedad se contenía a puro himen. Ema se resquebrajaba y remozaba compulsivamente entre la fabrica de pays y ver a Sanoni a través de la ventana correr a encontrarse con su novia. Deseaba cañón que la llamara mugrosa, sentir sus manos en el cuerpo, mirarlo mucho, aunque después la dejara con los chemos.

Por fin el sol parecía suficiente para secar las cuarteaduras. Tras el vidrio la gente gritaba y reía emocionada exasperando los cimientos hasta el fierro .Las raíces se freían mezcladas con
pasto en sartenes sin mango, levantando un vapor caótico que dejaba los ojos tan llorosos que nadie veía nada.
-Ya se que te llamas Ema vine a verte -le había dicho Sanoni apenas visible tras la reja y mirando las paredes blandas. La casa lila abrió automáticamente su puertita y entraron unos
pasos de petate quemado con olor a mota. Ema con el cuerpo ajeno y los ojos flameados, proceso en su mente mil impulsos haciendo slam unos sobre otros y lo abrazo torpemente.

El la aventó eufórico contra el suelo caliente poseedor de una familia de cajas de cartón pintadas de colores. Se sentó sobre ella y comenzó a machacarle su puño una y otra vez.
-No me toques puta cabrona- le gritaba aplastando sus brazos contra su propia espalda.


Ema rebotaba rítmicamente atragantándose un diente. Su cabello estaba enredado en las tan soñadas manos que aplastaban su cara inflada y sus estorbosas piernas al fin abiertas sangraban interminables trancazos corpóreos.
-Puta como dices que me quieres si me tienes trabajando" –cantaba
Sanoni apretando con fuerza el cuello de Ema mientras que el buscaba dentro de las cajas sus únicos tres billetes y la grabadora.La fractura no grito se había convertido en polvo.

Chillidos angustiosos le arrebataron bruscamente al barrio su noche. Ema corrió a ponerle tablas a los hoyos de la ventana para evitar que el tufo mañanero se impregnara en las sabanas. El aire frío entrando por la sala activaba los golpes sulfurosos de su rostro .Echo una mirada nostálgica, por vil costumbre. Afuera las casas concentradas en sus propios sonidos ignoraban una escultura humana sumida y temblorosa narrada por líneas de luz:
-¡Es Sanoni ! repico su cerebro
Ema salió sin pensar demasiado en su cara papujada. Lo encontró con la cabeza recargada en la banqueta. Era un descarrilamiento de piel, tasajeado y remojado en sangre y orines .Su cuello estaba amarrado a un mecate largo que se dirigía a la puerta de un chevrolet rodeado de cascos vacíos y con el radio a todo volumen.
-¿Qué paso? -le murmuro ismene al oído
-¡Yo no sabía que el carro era de los judas, nomás lo quería probar!
Emita, ¡yo te quiero ayúdame por favor!-decía a puro soplido
Ema vio con amor aquella cabecita de pelo largo mientras escarminaba "la habitación de su mente". "Son judiciales más vale" se repitió varias veces en voz alta intentando concentrarse entre tal apestor.
-Te voy a ayudar Sanoni- le dijo tras el baile interior y saltó bien que salto, con todas sus fuerzas sobre su frente sobre su cuerpo, perdiendo el equilibrio entre sus caldos muchas veces
y empeñándose otras más. En tanto que aquel cráneo insistía en moldearse entre crujiditos al cemento sin conseguirlo totalmente; del carro vecino salió un golpe de voz que fue contagiándose hasta ser un estallido:
-
Gool , Gol de México
La gente lleno en segundos la calle brincoteando cada espacio alrededor de sanoni y embarrando con espuma todo a su paso. Ema casi cubierta y aun saltando se dejo envolver por el festejo.
-México, fiu fiufiu México, fiufifuifu México-






Este artículo proviene de ARTNOVELA Portal de Cultura
https://www.artnovela.com.ar/

La dirección de esta noticia es:
https://www.artnovela.com.ar//modules.php?name=News&file=article&sid=908