Entrenamiento profesional para escribir cuento y novela

Ver estadisticas de su banner
Inicio :: Portal de Cultura

Publicite AQUI


ARTE EN ARTNOVELA
Compra el cuadro que prefieras
. IMPURA
. INFORMACION
. RETRATOS
. SERIE SELFIE
. SERIE CALLATE
. PAISAJES
. SERIE CUT OUT
. SERIE MELTED CROWD
. COMO EL AGUA
. SERIE STILL LIFE
. ABSTRACTOS



Mi cuenta

 Mi Cuenta

---------------------

Ingresar

 Ingresar
a su cuenta


Hola Invitado
Usuario

Contraseña



. Regístrese Aquí Gratis


. ¿Perdió su clave?




Call Center
Despejá tu duda


Horario: Lunes a viernes de 10:00 a 20:00 hora Argentina.



¿Qué queres hacer?
· Home
· Bajar libro gratis
· Buscar en Artnovela
· Foro de discusión
· Lista de miembros
· Publica tu texto
· Recomiéndanos
· Avant Go
· Boletin
· Catalogo de libros gratis
· Cumpleaños
· Encuestas
· Escríbanos
· Escribe una Reseña
· Estadisticas
· FAQ
· Libreria
· Listado de Temas
· Lo mejor en Artnovela
· Mensajes Privados
· Monografías
· Publique su libro
· Recomendar librería
· Recomendar libro
· Secciones
· SPChat
· Tu Cuenta

Chatear online
Nombre de la salaen línea
El Bar0
Libromaníacos0
Privada Sala de Ayuda Genera0

[ SPChat ]


Discusión y creación

5 Últimos
textos publicados


· Las aventuras de la China Airon
5546 Lects., 0 Resptas.
· Avance de “la derecha” en todo el mundo.
921 Lects., 1 Resptas.
· Mini Historias de la Pandemia
1052 Lects., 2 Resptas.
· Yo me vi una genial en Acorn
1068 Lects., 1 Resptas.
· Policial Inglés
986 Lects., 4 Resptas.

[ Leer más ]


Mi YouTube


Ver todo el canal


Recomendado hoy:





Categorías al azar

Filosofía
[ Filosofía ]

·La ciudad de la furia
·Descartes asesinado
·Dispositivos de esquizoanalisis
·Foucault para colorear (Anímese)
·Opiniones sobre un mundo en decadencia III
·Opiniones sobre un mundo en decadencia II
·Opiniones sobre un mundo en decadencia I
·Mc Donald's
·El Principado de Nicaragua y la República Incipiente


Escribe en esta categoría. Pincha aquí.

Reseñas de libros
· VASELINA
· El mar que nos trajo de Griselda Gambaro
· Mantra, de Rodrigo Fresán
· El Código Da Vinci, Dan Brown
· EL PRIMER CLON
· Arpas Eternas
· Una mujer en su Jardín / A Woman in her Garden
· Los hermanos Karamazov - Fiodor Dostoievski
· E. M. FOSTER / LA MANSIÓN
· Érase una Vez, de Jean Pierre Vernant


Escribe acerca
de un libro aquí:


Libros más descargados
· 1: Borges: Selección de poemas y cuentos
· 2: El nombre de la rosa
· 3: La tarjeta postal, de Sócrates a Freud y más allá
· 4: Así hablaba Zaratustra
· 5: La genealogía de la moral
· 6: La casa de los espíritus
· 7: El hobbit
· 8: El señor de los anillos I
· 9: El beso de la mujer araña
· 10: El anticristo

Total Hits
Hemos recibido
39595804
impresiones desde FEBRERO 2002

Secciones especiales
· Entrevista a Graciela Scarlatto. Todo sobre su novela Vaselina. Un viaje de ida.
· Denise Levertov
El poeta en el mundo
Traducción de Graciela Scarlatto

· BLADE RUNNER: LA NO MIRADA DEL ZAPPING Y EL ZOOM OUT COMO DESAFÍO
· Los siete puentes. Por Yukio Mishima.
· Voces narrativas, discursos e intercambio en "Tú, la oscuridad". Por Ana M. Quiroga
· Acerca de El fin, de Jorge Luis Borges. Por Ana Quiroga
· Boleto a la lectura: la poesía en los años 90 en Argentina, por Graciela Scarlatto
· Los asesinos, por Ernest Hemingway
· Entrevista con el filósofo argentino Enrique Marí
· Entrevista con Hans-Georg Gadamer: El último filósofo
· Entrevista con Fernando Savater
· Entrevista con Paul Auster
· Entrevista a Abelardo Castillo
· Fernando Krichmar. La insurgencia mediática.
· Entrevista a Bioy Casares

Más en secciones especiales

Encuestas

Te gusta Artnovela?


Muchísimo. Ofrece mucho contenido
Mucho
Poquito
Nada



Resultados
Encuestas

votos 53
Para dejar un comentario en esta encuesta, entrá en Resultados y presioná el botón Dejar Comentario


EDITORIAL

NUESTRAS COLECCIONES

Conozca nuestro
proyecto editorial

AUTORES y AGENTES

Proponer originales
o capreta de autor

ARTE & PARTE
Narradores, poetas, ensayistas.

¿Cómo publico mi libro?

OBTENER MÁS
INFORMACIÓN


Descargue desde aquí un archivo con toda la información para publicar su libro en Artnovela.



SERVICIOS

. Publicar mi libro
. Edición: cotizaciones
. Corrección de textos
. Informe literiario
. Boletín semanal
. FORO


CONTENIDOS

. Monografías
. Reseñas
. Comunidad


BIBLIOTECA

. Ingresar
. Búsquedas
. Ver catálogo
. Herramientas


WEBMASTERS

Publicita
en Artnovela

. Banners



Ponga su anuncio aquí

 | Publicar Gratis |  |  |  Ayuda al cliente  |  MI CUENTA |  Ver carrito  |

 



¿Ya leyó el libro
El hombre y su palabra? Contenido: Este libro ya no se imprime a demanda. Está descatalogado porque su contrato ha vencido. [...LEER MÁS / COMPRAR ]
Narrativa: cuentos: La miradora
Enviado el Wednesday, 02 April a las 14:04:40 por Artnovela

Cuentos, Relatos, Literatura sglima escribió "

Donde se da cuenta y razón del inaudito oficio de una vieja. (Figuran: la supramencionada vieja; sus vecinas, una evocación y —concitados por ésta— una serie de deseos que revientan en vibrante exultación de primavera, para asombro y beneplácito de los maridos del reparto).



Sentada en sillita de tule, platica una vieja centenaria con las comadres de la vecindad. El sol ha regresado luego de sus vacaciones de invierno y se ha puesto a calentar la tierra. Aprovechando luz y calor, las comadres y las lagartijas pasan largos ratos en el patio. Las lagartijas hacen su calistenia y las comadres lavan enormes bultos de ropa hedionda. Solo Herlindita atiende su labor de bordado.
—Bueno, doña Herlinda. Pero pos nunca nos ha contado usté de qué vivía allá en Chihuahua.
—Uy, chula. Mejor no preguntes, mialma, era un oficio muy feo.
—¡A'dio! Lindita, ¿pos que era sepulturerera?
—Bueno, no era feo, pa'ques más... Digo que era feo por decir que era un trabajo... pos... Un trabajo indecente.
Las comadres suspenden su labor, las miradas convergen sobre la vieja. La expectación crece y la interrogadora se anima:
—Álgame, Herlindita...¿Pos a poco fue Güila?
—Hace mucho, mialma. Muy al principio. Dieciseis años tráiba yo cuando le entré al áijale, pero acabó por no gustarme. L'otro... Me volví miradora.
—¿Miradora? y eso ¿Que's?
—Pos eso: miradora. Debía yo de mirar.
—¡Álgame, Herlindita! pero...¿pos qué miraba?
Las comadres vuelven a suspender la friega de las ropas y miran a Herlindita cada vez más intrigadas.
—Ay, mialma, ¡Que preguntona! ¿Deveras queres saber qué miraba?
"Sí" contesta el coro de comadres, aunque la pregunta no se dirige a ellas.
—Bueno, pos allá ustedes. Pitos. Pitos eran los que debía mirar.
La carcajada llama la atención de los transeúntes que pasan frente al zaguán de la vecindad.
—¿Cómo pitos, Doña Herlinda?
—¡Cómetelos si te gustan, mialma! Provecho.
Las comadres que dominan el galano arte del albúr cruzan las piernas para evitar alguna traición esfinteriana, ante el ataque de risa que les provoca el limpísimo retruecano de doña Herlinda. Las que no comprenden, ríen igual, contagiadas por las entendidas, quienes se ensañan con la preguntona:
—Provecho, comadre. ¿No me invita?
—¡Ah, que Herlindita! Ora si que me ensartó. Yo decía que me explicara eso de que miraba usté pitos ¿pitos, pitos... de cristiano?
—De cristiano y de judio, mialma. Hartos pájaros que tuve que mirar en mi vida.
Las risas se redoblan y ya nadie quiere perderse las palabras de Herlindita.
—Yo entré chamaca a "trabajar" en una cantina con servicio de putero allá en Ciudá Juárez, en tiempos de la revolución, 1911, crioque. Cuando lo mero cabrón de la bola, se me hacía bonito mi trabajo. Cuando se me trepaba uno, pos yo decía “Date gusto, Quen sabe si mañana ya seas cadaver” venían con sus armas y sus cananas y sí, me compadecía ¡Y le ponía yo con ganas! “pa’ que no extrañes tu tierra” ¿verdá?. Gustosos que s’iban los hombres. Pero aluego, cuando ya jueron pasando los cabronazos, pongan ‘ai por el veinte, ya venía puro trajíao de ahí de Juárez y aluego yo pensaba ¿verdá? “¿Pos estos a poco no tienen su mujer? ¡seguro que tienen! Esto ya es puro cabrón vicio” y ¿creen? Me daba muina. Me empezaba yo a chiquear y a decir que'staba yo enferma y duro y duro, que me sentía mala. Ponía yo una cara que ya a naide me le antojaba. Pos total que la dueña me dijo: "Aquí no vas'estar de oquis, vente pa'ca arriba" Arriba de la cantina estaban los cuartos, pa' la cogedera, ¿verdá? y me dijo "Aquí te vas'estar, con Juanita". Juanita era una señora de edá que también había sido güila. Ya no podía, pero había visto tantos pitos en su vida, que al dedillo se sabía quen estaba enfermo y de qué. Con ella aprendí harto. ¡Uhmm! nomás con verle a un hombre la pinga, luego sabía yo que era lo que tráiba: purgación, chancros, ladillas. ¡Tanta porquería!...
—Pérese, Herlindita —le ataja una de las comadres al percatarse de la presencia de varios niños— Déjeme correr a estos babosos: ¡Orale, chamacos! vayan a ver si ya puso la marrana, esto no es para escuincles mensos. Ora si Herlindita, sígale —Suplica curiosa la vecina luego de dispersados los metiches.
—No, pos les decía: aprendí rete harto con la tal Juanita. Ella me enseñaba ¿verdá?: "Mirale la cabecita, cómo se le hace de aquí y de aquí. Este tiene tal cosa. Ora mira éste, como se le ve el cuerito de los güevos" y luego le decíamos al cliente "sáquese a la chingada y vaya a ver al dotor" y ni hablar, el cliente se iba muy triste. Pasaba nomás quien veíamos buenisano.
—¿Y cuánto tiempo trabajó en eso, Herlindita?
—Ay, madre... pos como cincuenta años a mire y mire.
—Híjole Lindita —interviene otra comadre— ¿Y a poco no se le antojaba, pos ora sí que tanta carne?
Nuevas carcajadas, incluida doña Herlinda
—Sí m'ija, pos ¿A quen no?. Había unas chulas, ¿verdá? a como deben ser. Pa' que es más: cuando una me cuadraba, me acordaba de la cara del cliente y aluego lo buscaba, pa' que es más...
—¿Bueno, pero pos... cómo eran ? —pregunta una vecina perdiendo la forma y provocando risas y codeos de las demás.
—Había de todo, madre. Unas gordotas: a esas les decíamos "taponeras"
Estalla la carcajada al escuchar la clasificación. Alrededor de la dulce viejecita, se ha formado ya un círculo completo de mujeres de blusas arremangadas y brazos que escurren agua y espuma.
—Otros la tráiban flaca y largota. "Rinconeras", me decía Juanita
Nuevas risas. Algunas ya se acuclillan para no perder palabra.
—¡Híjole, Herlindita! Fíjese que a mi hubiera gustado su trabajo, cuantimás cuando le tocaba ver pos, así... largas y gruesas ¡Cómo les decían a esas?
—”Ver ganacias”, mialma. ¡Esas son deveras “ver ganancias”!
Las mujeres se carcajean y se golpean los muslos, divertidísimas. Hasta las más despistadas comprenden el juego de palabras. Los pájaros de verdad revolotean asustados dentro de sus jaulas, espantados por la inusual explosión de regocijo
—Ay, doña Herlinda. Que ocurrente. ¡Pos estaba suave su trabajo!
—¿Se te hace, mialma?
—Pos oiga usté...
—No te he platicado de los baquetones que se presentaban a querer coger y a la hora que les decíamos que se bajaran el calzón para enseñar la pinga, ni siquiera podían: les salía pus revuelta con sangre y se les pegaba el caramba calzón. ¿Era suave mi trabajo? Quen sabe. Con el tiempo los hombres ya no jueron pa’ mí, más que pitos con patas.
Las risas se van apagando. Las mujeres se secan los ojos
—Sí, niñas. Yo vide pitos carrancistas, villistas, orozquistas. Unos ya de plano en la mera pudrición. Cuando acabó la bola me vine pa´México y volví a trabajar de eso. Allá en las calles del órgano. Las muchachas al principio se admiraban de mi oficio y se reían así como ustedes, cuando les ofrecí mis servicios. Pero aluego se juntaron como unas veinte y me pusieron mi mesita allí junto a las accesorias donde cogían. Corría yo a los que traiban algún mal y ninguna volvió a enfermarse. Ya luego me buscaban y me rogaban para que trabajara que aquí o que allá, pero yo nomás trabajaba donde quería o me convenía la comisión, ¿verdá?.
—Oiga, Herlindita —vuelve a la carga la primera preguntona— ¿Y siempre ha habido enfermedá de eso?
—¡Más antes era pior, m'ija! Ora ya no. Hay mas higiene, yo creo. Pero ¿saben? Eso de la cogedera seguirá por los siglos de los siglos, porque si Dios le puso a la gente sus cositas y dispuso que sintieran bonito al restregarlas, pos por algo será. Digo yo... La cosa nomás es cuidarse, porque eso sí: la vida no retoña.
La conversación se diluye. A poco, las mujeres comienzan a recoger sus bártulos de lavar y a meterse en sus viviendas. La vieja se queda sentada en la sillita hasta la hora de la comida.
Ya de noche, Herlindita duerme. Mientras, en las demás viviendas la rutina ha sufrido un descalabro. Se escuchan discretos y sincopados pujidos. Los maridos, sanchos o queridos de la vecindad se someten con agrado a una silenciosa y dulcísima conspiración.


"

 
Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 1
votos: 1


Por favor tómese un segundo y vote por este artículo:

Malo
Regular
Bueno
Muy Bueno
Excelente



Opciones

Versión Imprimible  Versión Imprimible

Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo



OPINE: Deje algunas palabras para decirle al autor las reflexiones y opiniones que este texto le ha suscitado. No se vaya sin dejar su comentario. El objeto de este servicio es comenzar una charla e intercambiar ideas y sugerencias sobre diferentes temas.

Ayuda: Para ENVIAR UNA OPINIóN, presione el botón ENVIAR OPINION y escriba su comentario. Para RESPONDER a un comentario ya escrito, presione el enlace Responder a esto que aparece debajo de cada opinión. Puede enviar comentarios con su nombre de usuario, pero no en forma anónima.


"Login" | Registrarse | Entrar | 4 Opiniones | Search Discussion
Puntos
Los comentarios son propiedad de quien los envió. Artnovela no se responsabiliza por su contenido.


No se permiten comentarios Anónimos, Regístrese | Entrar


Re: La miradora (Puntuación 1)
por Superend el Wednesday, 02 April a las 14:21:44
Me encantó. Sobre todo el uso de esos "mexicanismos" tan espectaculares. Hay muchisimas cosas que tienen un idioma castellano común entre la gente rural y de esas èpocas, un mestizaje entre indígena y español que también lo oímos en Peru, en Ecuador, en Argentina o donde sea que se preste atención a como se habla en el campo.
Gracias me divertí y me pareció fantastico.



Re: La miradora (Puntuación 1)
por litodeld el Wednesday, 02 April a las 22:12:11
Me encantó el relato. Es el idioma del pueblo, que evidentemente conocés bien. A pesar de estar hace un par de años en México, todavía me cuesta entender algunas cosas.
Órale, ¡pos que bueno che!





¿Ya leyó el libro Cantares y sentimientos? Contenido: Este libro ya no se imprime a demanda. Está descatalogado porque su contrato ha vencido. [ ...LEER MÁS / COMPRAR ]

Ver más libros y servicios:


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Artnovela presenta: LITERATURA EN ESPAÑOL. Títulos y autores escogidos en los géneros:
ensayos, relatos, poemas, ciencias humanas, ficción, literatura para niños y otros.




Inscribite a la CLÍNICA DE CUENTO Y NOVELA
DE GRACIELA SCARLATTO ESCRIBIENDO A gscarlatto@gmail.com




Artnovela Ediciones SRL es una empresa dedicada a prestar servicios editoriales a autores de habla hispana en todo el mundo. Información comercial: La sociedad está radicada y constituída en la República Argntina, ciudad de Buenos Aires, con inscripción en el Registro General de Justicia Nº 5803, libro 24, tomo - de SRL. Información fiscal: Responsable inscripto en ganancias. CUIT: 30-70978053-7. IVA exento. Si desea más información, visite nuestra sección de preguntas frecuentes.



NOTA :   Servicios de edición. Pasos para publicar un libro. Información completa de nuestros servicios de edición. Distribución a pedido o bajo demanda. Cronogramas de edición. Cómo publicar novelas, tesis, libros de relatos, poemas, ensayos académicos o de divulgación, literatura para jóvenes y niños. Temas: filosofía, historia, psicología y otras ciencias humanas. Derechos de autor y registro ISBN Estos temas reflejan las preguntas frecuentes a la hora de editar un libro. Público en general, escritores, periodistas, redactores, docentes y miembros de la comunidad científica que, hoy por hoy, evalúan las oportunidades que la industria editorial ofrece a nuevos autores de habla hispana necesitan respuestas a estas cuestiones. La comercialización del libro, el mercado editorial, la distribución y la conquista del público lector no son murallas infranqueables para un escritor; pero la industria ha cambiado, y con ella los actores sociales implicados; tampoco la literatura ha permanecido indemne... [ MÁS ]