Entrenamiento profesional para escribir cuento y novela

Ver estadisticas de su banner
Inicio :: Portal de Cultura

Publicite AQUI


ARTE EN ARTNOVELA
Compra el cuadro que prefieras
. IMPURA
. INFORMACION
. RETRATOS
. SERIE SELFIE
. SERIE CALLATE
. PAISAJES
. SERIE CUT OUT
. SERIE MELTED CROWD
. COMO EL AGUA
. SERIE STILL LIFE
. ABSTRACTOS



Mi cuenta

 Mi Cuenta

---------------------

Ingresar

 Ingresar
a su cuenta


Hola Invitado
Usuario

Contraseña



. Regístrese Aquí Gratis


. ¿Perdió su clave?




Call Center
Despejá tu duda


Horario: Lunes a viernes de 10:00 a 20:00 hora Argentina.



¿Qué queres hacer?
· Home
· Bajar libro gratis
· Buscar en Artnovela
· Foro de discusión
· Lista de miembros
· Publica tu texto
· Recomiéndanos
· Avant Go
· Boletin
· Catalogo de libros gratis
· Cumpleaños
· Encuestas
· Escríbanos
· Escribe una Reseña
· Estadisticas
· FAQ
· Libreria
· Listado de Temas
· Lo mejor en Artnovela
· Mensajes Privados
· Monografías
· Publique su libro
· Recomendar librería
· Recomendar libro
· Secciones
· SPChat
· Tu Cuenta

Chatear online
Nombre de la salaen línea
El Bar0
Libromaníacos0
Privada Sala de Ayuda Genera0

[ SPChat ]


Discusión y creación

5 Últimos
textos publicados


· Las aventuras de la China Airon
1593 Lects., 0 Resptas.
· Avance de “la derecha” en todo el mundo.
407 Lects., 1 Resptas.
· Mini Historias de la Pandemia
502 Lects., 2 Resptas.
· Yo me vi una genial en Acorn
538 Lects., 1 Resptas.
· Policial Inglés
486 Lects., 4 Resptas.

[ Leer más ]


Mi YouTube


Ver todo el canal


Recomendado hoy:





Categorías al azar

Filosofía
[ Filosofía ]

·La ciudad de la furia
·Descartes asesinado
·Dispositivos de esquizoanalisis
·Foucault para colorear (Anímese)
·Opiniones sobre un mundo en decadencia III
·Opiniones sobre un mundo en decadencia II
·Opiniones sobre un mundo en decadencia I
·Mc Donald's
·El Principado de Nicaragua y la República Incipiente


Escribe en esta categoría. Pincha aquí.

Reseñas de libros
· VASELINA
· El mar que nos trajo de Griselda Gambaro
· Mantra, de Rodrigo Fresán
· El Código Da Vinci, Dan Brown
· EL PRIMER CLON
· Arpas Eternas
· Una mujer en su Jardín / A Woman in her Garden
· Los hermanos Karamazov - Fiodor Dostoievski
· E. M. FOSTER / LA MANSIÓN
· Érase una Vez, de Jean Pierre Vernant


Escribe acerca
de un libro aquí:


Libros más descargados
· 1: Borges: Selección de poemas y cuentos
· 2: El nombre de la rosa
· 3: La tarjeta postal, de Sócrates a Freud y más allá
· 4: Así hablaba Zaratustra
· 5: La genealogía de la moral
· 6: La casa de los espíritus
· 7: El hobbit
· 8: El señor de los anillos I
· 9: El beso de la mujer araña
· 10: El anticristo

Total Hits
Hemos recibido
37465458
impresiones desde FEBRERO 2002

Secciones especiales
· Entrevista a Graciela Scarlatto. Todo sobre su novela Vaselina. Un viaje de ida.
· Denise Levertov
El poeta en el mundo
Traducción de Graciela Scarlatto

· BLADE RUNNER: LA NO MIRADA DEL ZAPPING Y EL ZOOM OUT COMO DESAFÍO
· Los siete puentes. Por Yukio Mishima.
· Voces narrativas, discursos e intercambio en "Tú, la oscuridad". Por Ana M. Quiroga
· Acerca de El fin, de Jorge Luis Borges. Por Ana Quiroga
· Boleto a la lectura: la poesía en los años 90 en Argentina, por Graciela Scarlatto
· Los asesinos, por Ernest Hemingway
· Entrevista con el filósofo argentino Enrique Marí
· Entrevista con Hans-Georg Gadamer: El último filósofo
· Entrevista con Fernando Savater
· Entrevista con Paul Auster
· Entrevista a Abelardo Castillo
· Fernando Krichmar. La insurgencia mediática.
· Entrevista a Bioy Casares

Más en secciones especiales

Encuestas

Te gusta Artnovela?


Muchísimo. Ofrece mucho contenido
Mucho
Poquito
Nada



Resultados
Encuestas

votos 51
Para dejar un comentario en esta encuesta, entrá en Resultados y presioná el botón Dejar Comentario


EDITORIAL

NUESTRAS COLECCIONES

Conozca nuestro
proyecto editorial

AUTORES y AGENTES

Proponer originales
o capreta de autor

ARTE & PARTE
Narradores, poetas, ensayistas.

¿Cómo publico mi libro?

OBTENER MÁS
INFORMACIÓN


Descargue desde aquí un archivo con toda la información para publicar su libro en Artnovela.



SERVICIOS

. Publicar mi libro
. Edición: cotizaciones
. Corrección de textos
. Informe literiario
. Boletín semanal
. FORO


CONTENIDOS

. Monografías
. Reseñas
. Comunidad


BIBLIOTECA

. Ingresar
. Búsquedas
. Ver catálogo
. Herramientas


WEBMASTERS

Publicita
en Artnovela

. Banners



Ponga su anuncio aquí

 | Publicar Gratis |  |  |  Ayuda al cliente  |  MI CUENTA |  Ver carrito  |

 



¿Ya leyó el libro
Remembranzas? Contenido: Este libro ya no se imprime a demanda. Está descatalogado porque su contrato ha vencido. [...LEER MÁS / COMPRAR ]
Narrativa: cuentos: Los vicios redhibitorios de los hombres contemporáneos
Enviado el Thursday, 16 January a las 12:02:06 por Artnovela

Cuentos, Relatos, Literatura daniles escribió "

El individuo no se parecía en nada a Russell Crowe, pero llenaba satisfactoriamente los mínimos requerimientos de belleza para mi gusto. Tenía manos grandes y firmes, un cuerpo bien formado, armonioso, y, entre otras cosas, una voz viril y estentórea que sonaba bien en el teléfono.



Yo había llegado más temprano al bar donde habría de producirse la cita de rigor –siempre he pensado, al contrario de la generalidad, que unos minutos de anticipación me dan una suerte de extraño “poder”, una especie de autoridad sobre la situación- y había pedido un café que tomé con cierta ansiedad, en medio de las miradas que nunca faltan sobre una mujer sola que espera.

Al contrario de mis especulaciones, el sujeto llegó a horario. A las siete y tres minutos. La ciudad era un hervidero malhumorado, como suele ser en estos meses estivales donde la temperatura nos enloquece. Lo vi desde mi sitio cruzar la calle por la senda peatonal, buscar con la mirada el cartel del bar, comprobar que era el correcto, abrir la puerta, venir hacia mí.

Era, ya se sabe, una típica cita de Internet. Siempre he pensado que nuestras abuelas mantenían romances por carta con nuestros abuelos, a veces con miles de kilómetros de por medio, alimentando eso que llamaremos amor con una estoica voluntad digna de nuestra admiración. Hasta se casaban por poder, porqué no. Y bueno, ¿acaso el cibernético no configura un medio similar de tejer relaciones humanas?

Los segundos que pasaron entre que el sujeto abrió la puerta de vidrio y llegó hasta mi mesa estuvieron salpicados de pensamientos dispersos. “Capaz que no le gusto”, por ejemplo. O “¿Para qué me habré puesto esta ropa de asilada?”. O auto-agresiones similares que solemos hacernos las mujeres en esos momentos álgidos.

Venía bien vestido, para qué voy a negarlo. Traía un pantalón sport, claro, de corte moderno y elegante. Una camisa (no recuerdo el color), el pelo bien peinado, aunque no excesivamente prolijo, y una sonrisa ancha y hermosa que hacía brillar más su juventud y su hombría rabiosamente perfecta. A primera vista, claro.

- Hola – dijo el sujeto. Soy Ignacio.

Sonreí estúpidamente. Debí haber dicho mi nombre, o algo inteligente. O tal vez sorprenderme de que me hubiera reconocido tan rápidamente.

Pero sólo dije:

- Sí...

El contacto a través de la red es, aunque cargado de una cierta e irreverente magia, imperfecto. Igual que las cartas de nuestras abuelas. Sólo nos permite conocer fragmentos parcializados de lo que es una persona. El contacto directo suele ser mucho más cruento.

Las manos que se movían ante mis ojos confirmaban –gracias a Dios- lo que había imaginado. Siempre pienso en ese detalle. “Después de todo, con eso me va a tocar.” Si es que llega a tocarme, claro.

El encuentro fue más que satisfactorio, y quedamos en salir el sábado, con una previa llamada telefónica para concertar el horario y los detalles.

Cine, cena, café. Repetición de la salida a mitad de semana, y el sábado siguiente, otra vez. A estas alturas, una –que es mujer del siglo XXI y aunque se ha golpeado cientos de veces sigue creyendo inocentemente en que los milagros existen- ya está casi enamorada, y comienza a pensar en presentárselo a la familia, organizar una cena en casa para demostrarle sus talentos, sondear si le gustan los chicos, y hasta hacer la típica y temible pregunta de cómo se ve él de aquí a unos años.

Pero ya es tarde. El sujeto desaparece el lunes, y una piensa: “Debe haber tenido mucho trabajo”, (ejerciendo, porque algunas mujeres están graduadas de imbéciles, una no solicitada absolución.) El martes comienza a sospechar que el teléfono no funciona, o que tal vez él se quedó sin Internet por un error en el servidor. Al promediar la tarde del miércoles, una se compra un kilo de helado de dulce de leche y se encierra en casa a mirar El Chavo del Ocho. Y obviamente, a llorar por el amor que pudo ser y no fue.

No faltan las especulaciones de rigor: “Tal vez lo presioné diciéndole de salir dos fines de semana seguidos”, o “No debí haberle dicho que creía en el amor”. Toda mujer que se precie de tal, en estas situaciones, escarba dentro de sí misma buscando su error, su “metida de pata”, aquello que no hubiera debido hacer. O lo que hubiera debido.

Me pregunto si nuestras castas abuelas habrán sentido cosas parecidas.


Pasan los días y las semanas. Los meses. La variedad de sensaciones que experimentamos al encender la computadora y no encontrar ni una palabra de “él” no es sencilla de describir. Deseamos que muera –pero nos arrepentimos de desearlo-, imaginamos que tiene a otra –lo cual por lo general suele confirmarse-, y juramos una y mil veces que jamás, por ningún motivo, aceptaremos salir con nadie más. Nunca.


Todo esto sucede porque, sencillamente, los hombres tienen vicios redhibitorios. Como bien dice nuestro Código Civil, son los defectos ocultos de la cosa, que de haberlos conocido el adquirente (o sea, nosotras), no la habríamos adquirido (a él, se entiende), o habríamos dado menos por ella.

A mi juicio, el tema es clarísimo. El sujeto se nos presenta encantador, lleno de virtudes: honesto, trabajador, valiente, con principios y convicciones, maduro, emprendedor, moderno, abierto, atento, elegante, fino y demás etcéteras. Y con lindas manos, como cereza del postre. Al cabo de tres citas, al señor se lo traga la tierra. Desaparece del escenario sin explicaciones, dejándonos el recuerdo de su encanto y nuestras esperanzas destruidas como trapo viejo.

Cabe hacer una salvedad. No todos los vicios son redhibitorios. He pasado por ciertas situaciones que confirman ampliamente la inaplicabilidad de la teoría, por ser dichos vicios, ostensibles. Ante algunas cosas, se me cierran todos los esfínteres y empiezo a elucubrar pretextos no del todo creíbles para huir despavorida, a saber: anillos enormes con brillante rojo, zapatillas (más aún, desflecadas o sucias), cuellos interiores brillantes por el uso de la plancha en condiciones pésimas de higiene, para dar sólo ejemplos.


Hay que desconfiar de los hombres maravillosos. Con seguridad, detrás de esa sonrisa que nos hace entrecerrar los ojos de gusto, o detrás de ese discurso de hombre sabio, vive un ser agazapado entre las sombras, oculto a nuestras cándidas observaciones, con defectos que, de ser conocidos, no permitirían que nos tomemos ni siquiera el trabajo de esperarlos una tarde sentadas en un bar.

Si es lindo, debe ser tonto. Si es inteligente, debe ser aburrido. Si es apasionado, debe ser ignorante. Si tiene buen gusto, debe ser infiel. Si es fiel, debe ser un jugador empedernido. Si es lindo, inteligente, ameno, apasionado, fiel y moderno, debe estar casado, o ser homosexual. O comunista.

Y eso no es pesimismo. Es lisa y llana observación de la realidad, abonada dicha tesis por datos empíricos y demostrables hasta el hartazgo.

Pero la historia de mi sujeto no termina ahí. Como es de suponer, reaparece a los seis meses, al comienzo de la primavera, con su voz viril y maravillosa en el teléfono que, entre líneas, deja traslucir un impertinente “Acá no ha pasado nada”, y así, sin más, me invita al cine o a tomar algo, seguramente para ejercitar sus hormonas que despiertan al final del invierno, y necesitan contención esporádica.

Para nuestro infortunio, esta teoría no nos da el derecho de reclamar el saneamiento por el menor valor que descubrimos en la cosa, ni a rescindir el supuesto contrato. Sólo sirve para estar en guardia ante la repentina aparición de una sonrisa ancha que nos haga imaginarla en nuestra cama y desear que se quede allí para siempre.



María Daniela Lescano
Enero de 2003


Nota:

"Son vicios redhibitorios los defectos ocultos de la cosa, (...) existentes al tiempo de la adquisición, que la hagan impropia para su destino, si de tal modo disminuyen el uso de ella que al haberlos conocido el adquirente, no la habría adquirido, o habría dado menos por ella. Art. 2164, Código Civil de la República Argentina.
"

 
Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4.71
votos: 7


Por favor tómese un segundo y vote por este artículo:

Malo
Regular
Bueno
Muy Bueno
Excelente



Opciones

Versión Imprimible  Versión Imprimible

Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo



OPINE: Deje algunas palabras para decirle al autor las reflexiones y opiniones que este texto le ha suscitado. No se vaya sin dejar su comentario. El objeto de este servicio es comenzar una charla e intercambiar ideas y sugerencias sobre diferentes temas.

Ayuda: Para ENVIAR UNA OPINIóN, presione el botón ENVIAR OPINION y escriba su comentario. Para RESPONDER a un comentario ya escrito, presione el enlace Responder a esto que aparece debajo de cada opinión. Puede enviar comentarios con su nombre de usuario, pero no en forma anónima.


"Login" | Registrarse | Entrar | 18 Opiniones | Search Discussion
Puntos
Los comentarios son propiedad de quien los envió. Artnovela no se responsabiliza por su contenido.


No se permiten comentarios Anónimos, Regístrese | Entrar


Re: Los vicios redhibitorios de los hombres contemporáneos (Puntuación 1)
por Superend el Thursday, 16 January a las 14:08:19
Por lo general desconfío de los textos largos, y cuando los bytes faltantes son demasiados entro temeroso y preparado para huir ante el menor aburrimiento. Me lo leí de primera y de un tirón. Me encantó el "fraseo", el humor femeninamente cínico que destila, la realidad cotidiana y el modo de contarlo. Muy bien escrito, balanceado y organizado. Bien resuelto. Bárbaro.
Debo indicar que en mi caso las baterías no están incluidas. Y como mi fábrica cerró en 1981, no me pudieron devolver, ni darme en parte de pago de uno nuevo.



Re: Los vicios redhibitorios de los hombres contemporáneos (Puntuación 1)
por Paloma el Friday, 17 January a las 02:07:29
Me encantó! Cómo se nota cuando escribe una mujer!
Magistral!

Paloma



Re: Los vicios redhibitorios de los hombres contemporáneos (Puntuación 1)
por COLORETE el Saturday, 18 January a las 14:22:34
Me gusto mucho tu relato, pero no estoy muy segura de que las mujeres podamos ampararnos en los vicios redhibitorios. Creo que tenemos una trendencia masoquista y soñadora de transformar a los caballeros en nuestrs propia creacion. Y así como ninguna de nosotras mereceria un lugar en el Partenon -bueno, en el PArtenon si, porque las Diosas esas eran bastantes malvadas, o celosas, o directamente cretinas-, los hombres tienen sus defectos, que nosotras prefrerimos soslayar.
Creo que a las mujeres nos falta esa posibilidad que tienen nuestros maravillosos hombres de disfrutar sin poner plazos ni etiquetas. Bueno, dejo el tema aqui, y lo sigo en un texto propio. Felicitaciones y Besos.



Re: Los vicios redhibitorios de los hombres contemporáneos (Puntuación 0)
por Anónimo el Monday, 20 January a las 16:06:09
Desde el punto de vista jurídico, claro está, el sujeto-objeto en observación, podría ser considerado un semoviente, es decir, una especie de cosa que puede desplazarse por sí misma... bien, en ese caso, mutatis mutandis, yo diría, aplicar analógicamente LA LEY DE DEFENSA DEL CONSUMIDOR, y recurrir a la denuncia sistemática y colegiada ante la similitud y recurrencia de las situaciones planteadas y los daños ocasionados...
¿ Quien sería civilmente responsable? La madre del semoviente.... que probablemente esté siendo perjudicada, en otro bar, por otro hijo de ... otra madre.

Atte.
Otra abogada amiga.
( marcetolosa)



Re: Los vicios redhibitorios de los hombres contemporáneos (Puntuación 1)
por Hignatiu el Thursday, 30 January a las 00:28:44
Me gustó mucho el texto. Más como texto que por momentos parece un cuento, que como teoría sobre los hombres. Suelo estar atento a las opiniones e impresiones de las muejeres sob re los hombres (Es conveniente conocer al "enemigo"), pero no creo que el sujeto de las lindas manos tenga vicios ausentes en las damas de estos días.
Por eso me gusta más como cuento y de la manera en que está escrito, con un sentido del humor muy claro y expresivo, con mucho ritmo, con estilo, con el tono justo. Pero ( y me repito, debe ser la edad), no creo que se trate de defectos propios de los hombres.
A todo esto, me pregunto si la autora me aceptará un café.



Re: Los vicios redhibitorios de los hombres contemporáneos (Puntuación 1)
por Antigona el Wednesday, 12 February a las 10:13:36
Muy bueno Daniles. Me hiciste reir mucho. Está para darselo a alguna actriz para hacer el monólogo en el teatro. Mirá que sos cínica eh?

Te mando un beso,


Antigona (Albert)



Re: Los vicios redhibitorios de los hombres contemporáneos (Puntuación 0)
por Anónimo el Friday, 14 February a las 13:49:53
Mi querida Daniela

No sabia que eras poetisa.
Una virtud mas para el disfrute.
Realmente, una excelente y vívida interpretación de situaciones y momentos.
Los Americanos del Norte, dirian que tenés buen "timming".
Yo, digo, modestamente, MUY BIEN, admirable ...

Y buscando en mi interior, tal vez mi elogio sea pura envidia, de no poder tener la claridad que tenés, y el "filo" de tu bisturí.

Un beso enorme, y si escribis más (cosa que espero fervientemente), avisame que soy tu incondicional lector empedernido.

EDUARDO J. BRAILOVSKY



Re: Los vicios redhibitorios de los hombres contemporáneos (Puntuación 1)
por Princesi el Tuesday, 04 March a las 23:46:05
Bueno,pensé que por ser largo lo iba a dejar por la mitad como hice con algún otro, (no diremos nombres para no herir susceptibilades) pero lo leí todo de una sola vez y me pareció muy bueno con un toque exacto de cinismo.
Muy bien!!



Re: Los vicios redhibitorios de los hombres contemporáneos (Puntuación 1)
por Brasil-j el Saturday, 28 February a las 20:01:53
Daniles, antes todo le pido desculparme por los errores en el idioma castellano, el cual do manejo bien. Magnifico su cuento, baseado en normas que Ud conosce bien. Quien sabe se Ud nos brindará con otras divagaciones, como por ejemplo,(1) quando la mujer sabia que el vicio existia al tiempo de la "aqusicion" y se no lo condenó desde luego por estar apasionada, quedase el supuesto que se juzga que el vicio sobrevino despues. Ud saberá imaginar las angustias desa mujer, que por su propia culpa elegió mal el compañero. (2) Ud habló de las abuelas, que tal Ud divagar sobre los "contratos" que deven ser siempre cumplidos por los contratantes, pero que en aquelos tiempo solo la mujer lo cumplia y el hombre no,y ni saneaba sus vicios. Esperamos sus nuevos cuentos. Saludos cordiales de Brasil-jcf, alias José Carlos Ferreira



Re: Los vicios redhibitorios de los hombres contemporáneos (Puntuación 1)
por avanc el Wednesday, 07 July a las 08:15:36
Sinceramente, el articulo me pareció excelente. Creo que es algo que todas las mujeres tendriamos que tener en cuenta, a la hora de concertar una cita a ciegas.... ojalá pueda conocer personalmente a esta autora, ya que aunque ella no sabe, tenemos muchas cosas en común: este artículo es producto de su propia experiencia, lástima que cambió el nombre de "él" por el nombre de "Ignacio", pero a ese tal "Ignacio" yo lo conozco, y es exactamente la misma persona con la que ella y yo nos encontramos en un chat... besos y suerte





¿Ya leyó el libro Estados generales del psicoanálisis? Contenido: Los Estados Generales del Psicoanálisis constituyen una reflexión colectiva acerca del estado de la práctica del psicoanálisis en el mundo y de sus apuestas decisivas en los umbrales del siglo XXI; como disciplina y en relación con lo social y lo político, la filosofía, el arte y la literatura, el derecho, las neurociencias, la biología y la genética. [ ...LEER MÁS / COMPRAR ]

Ver más libros y servicios:


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Artnovela presenta: LITERATURA EN ESPAÑOL. Títulos y autores escogidos en los géneros:
ensayos, relatos, poemas, ciencias humanas, ficción, literatura para niños y otros.




Inscribite a la CLÍNICA DE CUENTO Y NOVELA
DE GRACIELA SCARLATTO ESCRIBIENDO A gscarlatto@gmail.com




Artnovela Ediciones SRL es una empresa dedicada a prestar servicios editoriales a autores de habla hispana en todo el mundo. Información comercial: La sociedad está radicada y constituída en la República Argntina, ciudad de Buenos Aires, con inscripción en el Registro General de Justicia Nº 5803, libro 24, tomo - de SRL. Información fiscal: Responsable inscripto en ganancias. CUIT: 30-70978053-7. IVA exento. Si desea más información, visite nuestra sección de preguntas frecuentes.



NOTA :   Servicios de edición. Pasos para publicar un libro. Información completa de nuestros servicios de edición. Distribución a pedido o bajo demanda. Cronogramas de edición. Cómo publicar novelas, tesis, libros de relatos, poemas, ensayos académicos o de divulgación, literatura para jóvenes y niños. Temas: filosofía, historia, psicología y otras ciencias humanas. Derechos de autor y registro ISBN Estos temas reflejan las preguntas frecuentes a la hora de editar un libro. Público en general, escritores, periodistas, redactores, docentes y miembros de la comunidad científica que, hoy por hoy, evalúan las oportunidades que la industria editorial ofrece a nuevos autores de habla hispana necesitan respuestas a estas cuestiones. La comercialización del libro, el mercado editorial, la distribución y la conquista del público lector no son murallas infranqueables para un escritor; pero la industria ha cambiado, y con ella los actores sociales implicados; tampoco la literatura ha permanecido indemne... [ MÁS ]