Entrenamiento profesional para escribir cuento y novela

Ver estadisticas de su banner
Inicio :: Portal de Cultura

Publicite AQUI


ARTE EN ARTNOVELA
Compra el cuadro que prefieras
. IMPURA
. INFORMACION
. RETRATOS
. SERIE SELFIE
. SERIE CALLATE
. PAISAJES
. SERIE CUT OUT
. SERIE MELTED CROWD
. COMO EL AGUA
. SERIE STILL LIFE
. ABSTRACTOS



Mi cuenta

 Mi Cuenta

---------------------

Ingresar

 Ingresar
a su cuenta


Hola Invitado
Usuario

Contraseña



. Regístrese Aquí Gratis


. ¿Perdió su clave?




Call Center
Despejá tu duda


Horario: Lunes a viernes de 10:00 a 20:00 hora Argentina.



¿Qué queres hacer?
· Home
· Bajar libro gratis
· Buscar en Artnovela
· Foro de discusión
· Lista de miembros
· Publica tu texto
· Recomiéndanos
· Avant Go
· Boletin
· Catalogo de libros gratis
· Cumpleaños
· Encuestas
· Escríbanos
· Escribe una Reseña
· Estadisticas
· FAQ
· Libreria
· Listado de Temas
· Lo mejor en Artnovela
· Mensajes Privados
· Monografías
· Publique su libro
· Recomendar librería
· Recomendar libro
· Secciones
· SPChat
· Tu Cuenta

Chatear online
Nombre de la salaen línea
El Bar0
Libromaníacos0
Privada Sala de Ayuda Genera0

[ SPChat ]


Discusión y creación

5 Últimos
textos publicados


· Las aventuras de la China Airon
5546 Lects., 0 Resptas.
· Avance de “la derecha” en todo el mundo.
921 Lects., 1 Resptas.
· Mini Historias de la Pandemia
1052 Lects., 2 Resptas.
· Yo me vi una genial en Acorn
1068 Lects., 1 Resptas.
· Policial Inglés
986 Lects., 4 Resptas.

[ Leer más ]


Mi YouTube


Ver todo el canal


Recomendado hoy:





Categorías al azar

Historia
[ Historia ]

·Tango Suite I


Escribe en esta categoría. Pincha aquí.

Reseñas de libros
· VASELINA
· El mar que nos trajo de Griselda Gambaro
· Mantra, de Rodrigo Fresán
· El Código Da Vinci, Dan Brown
· EL PRIMER CLON
· Arpas Eternas
· Una mujer en su Jardín / A Woman in her Garden
· Los hermanos Karamazov - Fiodor Dostoievski
· E. M. FOSTER / LA MANSIÓN
· Érase una Vez, de Jean Pierre Vernant


Escribe acerca
de un libro aquí:


Libros más descargados
· 1: Borges: Selección de poemas y cuentos
· 2: El nombre de la rosa
· 3: La tarjeta postal, de Sócrates a Freud y más allá
· 4: Así hablaba Zaratustra
· 5: La genealogía de la moral
· 6: La casa de los espíritus
· 7: El hobbit
· 8: El señor de los anillos I
· 9: El beso de la mujer araña
· 10: El anticristo

Total Hits
Hemos recibido
39598431
impresiones desde FEBRERO 2002

Secciones especiales
· Entrevista a Graciela Scarlatto. Todo sobre su novela Vaselina. Un viaje de ida.
· Denise Levertov
El poeta en el mundo
Traducción de Graciela Scarlatto

· BLADE RUNNER: LA NO MIRADA DEL ZAPPING Y EL ZOOM OUT COMO DESAFÍO
· Los siete puentes. Por Yukio Mishima.
· Voces narrativas, discursos e intercambio en "Tú, la oscuridad". Por Ana M. Quiroga
· Acerca de El fin, de Jorge Luis Borges. Por Ana Quiroga
· Boleto a la lectura: la poesía en los años 90 en Argentina, por Graciela Scarlatto
· Los asesinos, por Ernest Hemingway
· Entrevista con el filósofo argentino Enrique Marí
· Entrevista con Hans-Georg Gadamer: El último filósofo
· Entrevista con Fernando Savater
· Entrevista con Paul Auster
· Entrevista a Abelardo Castillo
· Fernando Krichmar. La insurgencia mediática.
· Entrevista a Bioy Casares

Más en secciones especiales

Encuestas

Te gusta Artnovela?


Muchísimo. Ofrece mucho contenido
Mucho
Poquito
Nada



Resultados
Encuestas

votos 53
Para dejar un comentario en esta encuesta, entrá en Resultados y presioná el botón Dejar Comentario


EDITORIAL

NUESTRAS COLECCIONES

Conozca nuestro
proyecto editorial

AUTORES y AGENTES

Proponer originales
o capreta de autor

ARTE & PARTE
Narradores, poetas, ensayistas.

¿Cómo publico mi libro?

OBTENER MÁS
INFORMACIÓN


Descargue desde aquí un archivo con toda la información para publicar su libro en Artnovela.



SERVICIOS

. Publicar mi libro
. Edición: cotizaciones
. Corrección de textos
. Informe literiario
. Boletín semanal
. FORO


CONTENIDOS

. Monografías
. Reseñas
. Comunidad


BIBLIOTECA

. Ingresar
. Búsquedas
. Ver catálogo
. Herramientas


WEBMASTERS

Publicita
en Artnovela

. Banners



Ponga su anuncio aquí

 | Publicar Gratis |  |  |  Ayuda al cliente  |  MI CUENTA |  Ver carrito  |

 



¿Ya leyó el libro
Mi propia religion? Contenido: Este libro ya no se imprime a demanda. Está descatalogado porque su contrato ha vencido. [...LEER MÁS / COMPRAR ]
Narrativa: cuentos: 85 en Fitito
Enviado el Tuesday, 24 December a las 17:29:04 por Artnovela

Cuentos, Relatos, Literatura superen escribió "Yo soy de perder el auto.

De perderlo, de no encontrarlo. De estacionar y olvidar dónde lo hice, de volver cuadra por cuadra rastreando el sitio donde él se oculta de mi vista. De imaginar acciones policiales, aluviones, aludes o catástrofes que se llevaron exclusivamente mi auto.



Encontré algunas soluciones en los sótanos de shoppings y grandes almacenes donde las columnas reciben nombres orientativos. Igual no me es fácil ubicarlo.

Estoy casi seguro que a veces juega con mi desesperación saltando de parcela a parcela, de la calle “Panda” a la calle “Lagarto”, o del 1500 de Nazca, al 1700 de la misma Avenida.

Aunque nunca fui tan feliz como cuando perdí el Fitito.

Regresaba, seguro y displicente, después de cumplir mi horario y cuando llegué al lugar que reconocía exacto, justo donde lo dejé en la mañana, no lo vi. ¿Quién carajo se va a robar una bolita ruidosa y calentona como esa? ¿Quién querría llevarse sus agujeros en el piso y sus butacas oscilantes? Habiendo tantos; ¿Justo se llevaron ése que era color mierda de bebé?

Imposible. Solamente podía ser una burla de mi destino cruel. O una venganza de Ze Sergio por mearle las zapatillas, pero el no supo quien había sido.

Repasé mis acciones matinales, revisé la zona. Auto por auto. Caminé desandando la peregrinación diaria. Lo busqué 2 horas, entre las 18.30 y las 20.30 hs. Venía golpeado sin piedad por la realidad y esa fue la gota que rebalsó el balde.

Cuando me di por vencido me largué a llorar.
Ese auto era más que un icono para mí, era el único bien no hereditario que ostentaba lastimeramente. Ni la denuncia atiné a hacer.

Lloraba inconsolablemente mientras deambulaba sin sentido en pleno centro de San Justo.

Ella me miró de reojo. Con la lástima que le inspiraba mi desazón y evidentemente emocionada. Sonrojada de vergüenza propia y ajena, anhelante de saber el porqué de ese llanto tan dolorido.

Lo que nunca supe era si lo hacía por curiosa o por chismosa. Por maternal o ultrajante, por solícita o desdeñosa.

Las mujeres son así, inexplicablemente mujeres.

Mi manual de “Macho Argentino” explicaba muy claro que estaba haciendo un papelón. Estaba comportándome ridículamente en plena calle atestada de humanos, encima, la mina sobrepasaba sin esfuerzos las normas ISO 9000 y 9001 de belleza argentina. Y la veía acercarse a mi dispuesta a hablarme. Oprobio total.

_Debe ser muy grave para que te duela y te haga llorar tanto.

Empezamos mal. La frase me pareció inteligente, clara y comprometida. No estaba jugando a la samaritana. Sonaba sincera y oportuna.

A mí lo único que me salían eran mocos y lágrimas.

_Dale. Pará un poco de llorar y vamos a tomar un café. Por favor.

Ahora si que no entendía nada. Si habré rebotado veces ante mil bellezas similares pidiendo un café y esta deidad se entregaba en bandeja. Y pedía por favor.

Acepté la invitación y la seguí hasta un bar.
Lo de seguirla fue a propósito. Impresionante, su culo se manejaba despachando vaivenes, atrapado en el jean. No lloré y mis ojos quedaron pegados a la síncopa de ese bamboleo.

Cuando se sentó, me dirigí hasta el baño a mejorar mi imagen. Al regresar ella seguía sentada café de por medio mirando la silla que yo debía ocupar. Me senté.

_Solo una mujer puede haberte hecho tanto daño para llorar así y en la calle. Lo sé porque un hombre me hizo llorar así. No sabés como te entiendo.

Juro que iba a decirle la verdad. Iba a decirle que era por mi Fitito, que no era la primera vez y que tenía que ir a denunciar el robo.
Pero tenía los ojos más lindos que conocí. Verdes, intensos. Húmedos, vitales y pícaros. Y estaba visiblemente emocionada con mi dolor.

_No valemos la pena. Ni las mujeres, ni los hombres valemos tanta pena. No es justo llorar así por alguien que no nos quiere, ni nos merece.

En su monólogo me dejaba introducir monosílabos, pero ninguna frase. Desenrolló un discurso profuso y apropiado sobre el amor no correspondido, el dolor del alma, la vaciedad del espíritu y la insoportable levedad del ser. Apenas pedía opinión y se iba encendiendo apasionadamente en una oratoria casi feminista.

A esta altura yo no lagrimeaba más y mi mente se había olvidado de la denuncia pendiente seducida por la impensada distancia que había entre el último botón desabrochado de su blusa y su piel.
Sus pechos estaban exaltados, inmersos en una rutina de sube y baja. Su textura era tersa, antojable. Eran tetas hechas para acariciar, para tocar, para mimar, para besar.
Del auto ni me acordaba. Y estaba, indefectiblemente, al palo.

Avanzamos inexorables por el camino trivial de las preguntas. Edad, estudios, trabajos, que hacemos por estos lados a estas horas … Establecimos nuestras identidades y ella retomó el mando de la reunión.

_No quiero dejarte solo. ¿Cenamos?

Romina estaba eligiendo un camino. Me estaba seduciendo. Estaba haciendo todo lo posible para que yo no sufriera más por amor. En realidad, (si ella supiera leer mentes), le hubiera alcanzado con decirme “ahora” y yo me iba en leche a sus pies, pero creyó que la imagen de mi sufrimiento era mejor que ella y se obligó a hacerme olvidar.

Cenamos y después caminamos hasta su departamento, cerca, para el café del estribo. El último. Un café instantáneo batido, (una especialidad de soltero), como para agradecerle su caridad y compasión por mi dolor.

Preparé el café usando pocas gotas de agua con gas, en una sola taza, mientras ella iniciaba el relato de su propia desdicha.
La dejé hablar 15 minutos, batiendo a ritmo constante, y ella tradujo en palabras la historia de su decepción. Puse agua a hervir y acordamos dejar el pasado. Cuando la pava silbó estábamos demasiado cerca para evitar el beso.

No la besé, no me besó. Nos besamos a conciencia, humanizados en la idea de curar el dolor del otro. Deseosos, excitados por una circunstancia que intuíamos ajena a nuestra propia voluntad. Implacables y decididos.
Profesionales espontáneos en eso de hacer feliz al otro. De que el otro sea más importante que uno, prostitutas mutuas de un cliente común.

A media luz y caminando la sala me encontré apretando sus pechos duros y orgullosos. Liberé su cuerpo ganando espacio sobre la débil resistencia de su ropa, mientras su desnudez irradiaba positrones hasta mis manos, y su voz obscena, calentaba mi oído. Ella avanzaba meticulosamente sobre mis cosquillas más sentidas, sobre mis sensaciones más ardientes y obtuvo mi desnudez desafiando mi infinita necesidad de poseerla y jugando con la paciencia de ambos.
Mirándome a los ojos. Leyendo nuestros deseos.

Calmé mi boca sobre uno de sus pezones, mientras ella me acariciaba entre las piernas. Pude morderlo y gozarlo, apretarlo y dejar que mi saliva resbalara por el. Pasé al otro, repetí el coqueteo.
Su mano se apropió de mi. Llevó el prepucio más atrás y con los dedos en “V” detalló mis venas y contorneó sobre el músculo inflamado. Jugueteaba retirando la gota seminal y la enredaba, tejiéndola, con mis pelos. Me arrodillé.

Impuse un ritmo sobre su clítoris, pero el meneo constante de su cadera lo acercaba y lo alejaba de mi esfuerzo, la apreté contra mí presionando su cola, firme, rotunda. y hundí la lengua buscando el sabor. Manaba. Rojizo y ardiente aquel botón agradecía.

De pie sentí la necesidad de tenerla. Así. Parados.

A mi conjuro mental su pierna derecha se enroscó en mi cintura y su mano me guió sin temores hasta la entrada. Volvimos a mirarnos. Me dejó entrar, y me dejé envolver. Se dejó gozar y me dejé tener.
Pudimos acomodarnos al mismo vaivén y mientras sentía clavarme en ella, la sentía incarse en mi. Nuestro camino de ambas direcciones nos arrancaba gemidos y deliciosos quejidos de placer. Mi pene se detallaba en su vagina y su toda su dilatación se explanaba sobre mi glande.
Acabamos juntos para volver a empezar. Acabamos juntos para ir a la cama y seguir. Acabamos juntos para dar más placer.



_Quedate, por favor.

Se inclinó sobre mi cuerpo. Podía ver su pelo y su nuca subiendo y bajando. Podía sentir su lengua en mi, recorriéndome. Limpiándonos. Me endurecí en su boca.

Le conté todo. Palabra por palabra.

Mientras ella seguía, entrecortado por los suspiros y el goce que me producía, le dije la verdad.

Hablé de mi Fitito. De mi facilidad para perder autos. De mi vergüenza a confesar todo y de pedir perdón.

_Vos sos un pelotudo.

Lo dijo y yo asentí. Pero siguió.

_¿Porqué me decís la verdad?

Tuvo que repetir la pregunta porque no la entendí, (es difícil hablar con la boca ocupada, me aclaró)

_ ¿Porqué me decís la verdad?

_Porque podré ser un pelotudo pero no miento, y me gustaría pasar los próximos años así, con vos como estás ahora. Toda la noche.

Mi voz era un ronroneo, mezcla de león rugiendo y gato aullando a los golpes, apenas pude articular la oración entre los espacios que dejaban mis gemidos. Ella continuaba cada vez con más intensidad. Me venía. Se me iba la leche y ella no contestaba. Grité, puteé, y me dejé correr. Cuando terminé de corcovear entre espasmos y sacudones inmejorables ella se dio vuelta a mirarme.

_Tenés razón. Prefiero saber la verdad, y tenerte conmigo los próximos años. Toda la noche.

A la mañana salí muy temprano, nadie en la calle.
Di vuelta en la esquina, como para ir a Ramos Mejía, a cambiarme la ropa y salir para el trabajo. Sin auto. Recordé la denuncia. Ya la haríamos.

Me pareció que era la cuadra, pero no lo quise creer.

Me pareció que era el lugar, pero no lo quise creer.

El Fitito estaba ahí. Estacionado. Mojado del rocío y sucio, como siempre. Con su color mierda de bebé.
Subí y volé a casa para cambiarme y llegar al trabajo.

Durante el viaje le pregunté dónde había estado.

No me contestó pero igual le agradecí.

"

 
Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4
votos: 10


Por favor tómese un segundo y vote por este artículo:

Malo
Regular
Bueno
Muy Bueno
Excelente



Opciones

Versión Imprimible  Versión Imprimible

Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo



OPINE: Deje algunas palabras para decirle al autor las reflexiones y opiniones que este texto le ha suscitado. No se vaya sin dejar su comentario. El objeto de este servicio es comenzar una charla e intercambiar ideas y sugerencias sobre diferentes temas.

Ayuda: Para ENVIAR UNA OPINIóN, presione el botón ENVIAR OPINION y escriba su comentario. Para RESPONDER a un comentario ya escrito, presione el enlace Responder a esto que aparece debajo de cada opinión. Puede enviar comentarios con su nombre de usuario, pero no en forma anónima.


"Login" | Registrarse | Entrar | 16 Opiniones | Search Discussion
Puntos
Los comentarios son propiedad de quien los envió. Artnovela no se responsabiliza por su contenido.


No se permiten comentarios Anónimos, Regístrese | Entrar


Re: 85 en Fitito (Puntuación 1)
por clamaga el Saturday, 28 December a las 16:23:56
http://www.artnovela.com.ar
Me hiciste reir de angustia, con ese pobre tipo que a cada rato pierde el auto. Yo soy del mismo gremio, además. Claro que nunca tuve una experiencia vecina a esa, pero en fin. Nunca es tarde ;) Ahora, hablando en serio: buenísimo texto.
Abrazos: Gra



Re: 85 en Fitito (Puntuación 1)
por anacecil el Saturday, 28 December a las 20:52:46
`"Y yo me iba en leche a sus pies"..., ¡Me fascinó esa frase¡, jajjjaa, exáctamente perfecta; un relato de primera corazón, te felicito, Ana.



Re: 85 en Fitito (Puntuación 1)
por marwinri el Saturday, 28 December a las 22:56:10
divino, inesperado, bien narrado, inocente, luego... ardiente y mas y mas y mas, luego lo de la sinceridad y mas caliente todavia, suerte, pasion, ¿amor?, al menos mucha consideracion en ambos personajes. y que final tan genial!!! la felicidad redonda: aparecio el fitito!!!!
me encanto tu relato!!! estuvo delicioso, yo aca lo acompañé con una copa de vino y... bueno completare algunas cosas pero en mi vida real, jejeje
Ritz.-



Re: 85 en Fitito (Puntuación 1)
por COLORETE el Wednesday, 15 January a las 14:30:17
No tengo auto y no me encuentro hombres llorando en la calle, asi que me muero de envidia...
Muy buen relato, muy buenos climas. Te felicito



Re: 85 en Fitito (Puntuación 1)
por jann el Tuesday, 10 June a las 23:43:15
exelente. me gustó, no caes en lo vulgar.
bien mezclado el lado comico.



Re: 85 en Fitito (Puntuación 1)
por Superend el Thursday, 23 October a las 13:41:23
Noto con inmenso gusto y poco disimulado entusiasmo que muchos leen mis textos, cosa que agradezco y valoro profundamente. Pero muy pocos "lectores" me cuentan que les pareció; o que les provocó el relato. Realmente necesito saber más y la unica manera que se me ocurre es aprendiendo de cada crítica, sugerencia, apoyo o consideración que hagan a mis palabras. Por favor, si les pasa algo díganlo.
Gracias. Mil. Por leerme y por su opinión.





¿Ya leyó el libro El circulo? Contenido: Este libro ya no se imprime a demanda. Está descatalogado porque su contrato ha vencido. [ ...LEER MÁS / COMPRAR ]

Ver más libros y servicios:


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Artnovela presenta: LITERATURA EN ESPAÑOL. Títulos y autores escogidos en los géneros:
ensayos, relatos, poemas, ciencias humanas, ficción, literatura para niños y otros.




Inscribite a la CLÍNICA DE CUENTO Y NOVELA
DE GRACIELA SCARLATTO ESCRIBIENDO A gscarlatto@gmail.com




Artnovela Ediciones SRL es una empresa dedicada a prestar servicios editoriales a autores de habla hispana en todo el mundo. Información comercial: La sociedad está radicada y constituída en la República Argntina, ciudad de Buenos Aires, con inscripción en el Registro General de Justicia Nº 5803, libro 24, tomo - de SRL. Información fiscal: Responsable inscripto en ganancias. CUIT: 30-70978053-7. IVA exento. Si desea más información, visite nuestra sección de preguntas frecuentes.



NOTA :   Servicios de edición. Pasos para publicar un libro. Información completa de nuestros servicios de edición. Distribución a pedido o bajo demanda. Cronogramas de edición. Cómo publicar novelas, tesis, libros de relatos, poemas, ensayos académicos o de divulgación, literatura para jóvenes y niños. Temas: filosofía, historia, psicología y otras ciencias humanas. Derechos de autor y registro ISBN Estos temas reflejan las preguntas frecuentes a la hora de editar un libro. Público en general, escritores, periodistas, redactores, docentes y miembros de la comunidad científica que, hoy por hoy, evalúan las oportunidades que la industria editorial ofrece a nuevos autores de habla hispana necesitan respuestas a estas cuestiones. La comercialización del libro, el mercado editorial, la distribución y la conquista del público lector no son murallas infranqueables para un escritor; pero la industria ha cambiado, y con ella los actores sociales implicados; tampoco la literatura ha permanecido indemne... [ MÁS ]