Entrenamiento profesional para escribir cuento y novela

Ver estadisticas de su banner
Inicio :: Portal de Cultura

Publicite AQUI


ARTE EN ARTNOVELA
Compra el cuadro que prefieras
. IMPURA
. INFORMACION
. RETRATOS
. SERIE SELFIE
. SERIE CALLATE
. PAISAJES
. SERIE CUT OUT
. SERIE MELTED CROWD
. COMO EL AGUA
. SERIE STILL LIFE
. ABSTRACTOS



Mi cuenta

 Mi Cuenta

---------------------

Ingresar

 Ingresar
a su cuenta


Hola Invitado
Usuario

Contraseña



. Regístrese Aquí Gratis


. ¿Perdió su clave?




Call Center
Despejá tu duda


Horario: Lunes a viernes de 10:00 a 20:00 hora Argentina.



¿Qué queres hacer?
· Home
· Bajar libro gratis
· Buscar en Artnovela
· Foro de discusión
· Lista de miembros
· Publica tu texto
· Recomiéndanos
· Avant Go
· Boletin
· Catalogo de libros gratis
· Cumpleaños
· Encuestas
· Escríbanos
· Escribe una Reseña
· Estadisticas
· FAQ
· Libreria
· Listado de Temas
· Lo mejor en Artnovela
· Mensajes Privados
· Monografías
· Publique su libro
· Recomendar librería
· Recomendar libro
· Secciones
· SPChat
· Tu Cuenta

Chatear online
Nombre de la salaen línea
El Bar0
Libromaníacos0
Privada Sala de Ayuda Genera0

[ SPChat ]


Discusión y creación

5 Últimos
textos publicados


· Las aventuras de la China Airon
1725 Lects., 0 Resptas.
· Avance de “la derecha” en todo el mundo.
435 Lects., 1 Resptas.
· Mini Historias de la Pandemia
530 Lects., 2 Resptas.
· Yo me vi una genial en Acorn
563 Lects., 1 Resptas.
· Policial Inglés
506 Lects., 4 Resptas.

[ Leer más ]


Mi YouTube


Ver todo el canal


Recomendado hoy:





Categorías al azar

Filosofía
[ Filosofía ]

·La ciudad de la furia
·Descartes asesinado
·Dispositivos de esquizoanalisis
·Foucault para colorear (Anímese)
·Opiniones sobre un mundo en decadencia III
·Opiniones sobre un mundo en decadencia II
·Opiniones sobre un mundo en decadencia I
·Mc Donald's
·El Principado de Nicaragua y la República Incipiente


Escribe en esta categoría. Pincha aquí.

Reseñas de libros
· VASELINA
· El mar que nos trajo de Griselda Gambaro
· Mantra, de Rodrigo Fresán
· El Código Da Vinci, Dan Brown
· EL PRIMER CLON
· Arpas Eternas
· Una mujer en su Jardín / A Woman in her Garden
· Los hermanos Karamazov - Fiodor Dostoievski
· E. M. FOSTER / LA MANSIÓN
· Érase una Vez, de Jean Pierre Vernant


Escribe acerca
de un libro aquí:


Libros más descargados
· 1: Borges: Selección de poemas y cuentos
· 2: El nombre de la rosa
· 3: La tarjeta postal, de Sócrates a Freud y más allá
· 4: Así hablaba Zaratustra
· 5: La genealogía de la moral
· 6: La casa de los espíritus
· 7: El hobbit
· 8: El señor de los anillos I
· 9: El beso de la mujer araña
· 10: El anticristo

Total Hits
Hemos recibido
37485781
impresiones desde FEBRERO 2002

Secciones especiales
· Entrevista a Graciela Scarlatto. Todo sobre su novela Vaselina. Un viaje de ida.
· Denise Levertov
El poeta en el mundo
Traducción de Graciela Scarlatto

· BLADE RUNNER: LA NO MIRADA DEL ZAPPING Y EL ZOOM OUT COMO DESAFÍO
· Los siete puentes. Por Yukio Mishima.
· Voces narrativas, discursos e intercambio en "Tú, la oscuridad". Por Ana M. Quiroga
· Acerca de El fin, de Jorge Luis Borges. Por Ana Quiroga
· Boleto a la lectura: la poesía en los años 90 en Argentina, por Graciela Scarlatto
· Los asesinos, por Ernest Hemingway
· Entrevista con el filósofo argentino Enrique Marí
· Entrevista con Hans-Georg Gadamer: El último filósofo
· Entrevista con Fernando Savater
· Entrevista con Paul Auster
· Entrevista a Abelardo Castillo
· Fernando Krichmar. La insurgencia mediática.
· Entrevista a Bioy Casares

Más en secciones especiales

Encuestas

Te gusta Artnovela?


Muchísimo. Ofrece mucho contenido
Mucho
Poquito
Nada



Resultados
Encuestas

votos 51
Para dejar un comentario en esta encuesta, entrá en Resultados y presioná el botón Dejar Comentario


EDITORIAL

NUESTRAS COLECCIONES

Conozca nuestro
proyecto editorial

AUTORES y AGENTES

Proponer originales
o capreta de autor

ARTE & PARTE
Narradores, poetas, ensayistas.

¿Cómo publico mi libro?

OBTENER MÁS
INFORMACIÓN


Descargue desde aquí un archivo con toda la información para publicar su libro en Artnovela.



SERVICIOS

. Publicar mi libro
. Edición: cotizaciones
. Corrección de textos
. Informe literiario
. Boletín semanal
. FORO


CONTENIDOS

. Monografías
. Reseñas
. Comunidad


BIBLIOTECA

. Ingresar
. Búsquedas
. Ver catálogo
. Herramientas


WEBMASTERS

Publicita
en Artnovela

. Banners



Ponga su anuncio aquí

 | Publicar Gratis |  |  |  Ayuda al cliente  |  MI CUENTA |  Ver carrito  |

 



¿Ya leyó el libro
Basoan. En el bosque, palabras de amor y deseo? Contenido: Este libro ya no se imprime a demanda. Está descatalogado porque su contrato ha vencido. [...LEER MÁS / COMPRAR ]
Narrativa: cuentos: Margaritas de chocolate
Enviado el Monday, 07 October a las 16:52:30 por Artnovela

Cuentos, Relatos, Literatura kalessi escribió "

La mujer pasó por detrás de las retamas. Lucía un vestido demasiado corto y ajustado.

-Tiene buena figura.

-Para dibujarla -digo-, no para verla en bolas.

China ríe. Los ojitos convertidos en ranuras. En su cara de luna aparecen hoyuelos.

-No es para tanto, che -continúa la defensa-. Mirá cómo se menea.



-Los patos del zoológico me calientan más... y caminan igual.

-No caminan -me corrige-, anadean.

El cielo ha tomado una coloración púrpura, preparándose para el violeta oscuro.

Contemplo los hermosos pies de China. pequeños, estilizados.

-¿Por qué no le decís algo? -vuelve a la carga- Parecía mirarte.

-Tenés razón. ¡Fuera bicho!

China se toma la cabeza y resopla.

-Si serás -no se resigna-. ¿Por qué sos así con las mujeres? ¿No te sale una sola palabra amable? Dale, no te hagás rogar.

-Hmmm... Una palabra amable. Una palabra amable. No se me ocurre ninguna. ¿Sugerencias?

La nariz de China es diminuta y respingona. Un botoncito en medio de una torta de crema. La boca siempre fruncida, como para decir mimí.

-Me rindo, ¿qué querés? Y no me contestaste.

-Un helado de dulce de leche con almendras.

-Pregunto en serio -China mira hacia arriba, como si la paciencia le fuera a llover.

-¿En serio? Pero, ¿en serio, en serio?

Asiente con la cabeza. El cabello negro y lacio le llega a la cintura. Un cabello para hundir la nariz y aspirar con los ojos cerrados.

-Bueno, aguantátelas -digo-. Cuando estoy solo, extraño a una buena mina. Pero cuando estoy con una mina, extraño la soledad. Ahora, si me das a elegir, te prefiero a vos.

Las orejas de China enrojecen. La boca de mimí parece a punto de emitir un mumú, de puro fruncida.

-Dijiste "en serio" -se ofusca-. No hagas bromas.

-¿Bromas? ¿Te parece una broma que te bese caminito de hormigas?

-¿Y eso? -Tiembla un poco-. Dejate de joder.

-Te desnudo. Empiezo a darte besito, besito, besito. Desde el dedo gordo hasta la coronilla, ida y vuelta. Uno al lado del otro. ¿Qué tal?

China traga con dificultad.

-No seas así. ¡Malo! ¿Por qué te burlás?

-Después te dibujo margaritas de chocolate.

Da media vuelta y camina levantando una mano, como saludando a alguien. Me deja hablando solo en medio del parque. La veo alejarse hacia la playa.

Me acuesto en el pasto recién cortado. El perfume es fresco, húmedo, verde. Mastico una hojita.

Las estrellas van llegando una a una. Vigilo el cielo, pero cada vez que me distraigo aparecen más.

Se me acerca un vendedor empujando el carrito de chapa. Le compro las últimas dos manzanas acarameladas y me voy, yo también, para el lado de la playa.

 

 

Me descalzo, la arena conserva la tibieza del sol. Llevo mis mocasines en la mano. La marea abandona sus tesoros: palos, caparazones de caracoles, un pez diminuto, nosotros.

Un farol de la costanera ilumina a China. Con las piernas estiradas y apoyándose en los codos, contempla las olas.

-¿Manzana o zapato? -pregunto, y me agacho al llegar a su lado.

-Zapatos no uso -responde sin mirarme.

-Entonces, manzana.

De mala gana, toma una. Le da un mordisco delicado, infantil. Alcanzo a oir el crujido del caramelo al quebrarse entre sus dientes. Me siento frente a ella, que rehuye mis ojos.

-Este encontró un huevito -digo, mientras le pellizco con suavidad un dedo del pie-. Este le puso sal -voy cambiando de dedo-. Este lo cocinó. Este lo sirvió. Este pícaro gordo se lo comió. Y para este chiquitito, nada quedó.

China no puede contener la risa.

El mar sigue retirándose, abandonándonos a nuestra suerte.

-Ay, Marce -dice- ¿qué voy a hacer con vos?

No le contesto, y terminamos de comer en silencio.

-¿Te acordás cuando nos conocimos? -pregunta.

-Uhhh, en la caída del imperio Romano.

-¿Fue en San Telmo, no?

-Sí -digo-, habías armado esa cueva de ratas.

-Era un atelier precioso, che -se defiende.

-Dale, China. Era una piojera horrible. Me llevó Gonzalo, creo. Se rajó temprano porque Lucrecia estaba internada en la Sardá.

-Tenés razón, fue cuando lo tuvo a Lucas -evoca-. Y nos quedamos hablando de pintura. No entendías un carajo y te hacías el experto. Yo pensaba: ¿cuándo se irá este forro?

-¿Y vos? Con esa pose de mina superada -repliqué entre carcajadas-. Decías que estabas en tu período anti-verde. Y yo también pensaba: ¿Por qué no se callará la tarada esta?

-Al final -continúa-, comimos pizza a la vuelta de plaza Dorrego.

-¡Con fainá! El boliche todavía existe. La semana pasada anduve por ahí.

-Después volvimos. Hicimos el amor en la piojera, como vos la llamás.

-Quedate quieta -le digo-. Tenés caramelo pegado.

Sostengo su barbilla y paso el pulgar por la comisura de su boca mimí. Después le acaricio los labios, la punta de la nariz botoncito. China tuerce la cabeza para alejarme.

-¡A la mierda!  -dice enojada-. ¡Qué memoria selectiva, la tuya! Te acordás de la fainá y a partir de ahí, nada.

Las olas se me antojan muy lejanas. Hay un poco de viento, llegan ráfagas salobres y frías. Oigo el chillido de una gaviota. Es una mancha blanquecina, volando sobre un fondo oscuro y estriado de espuma.

-Me raspé todo con la arpillera -digo-. Los codos, las rodillas, la espalda. Mirá que hacer una alfombra uniendo bolsas de papas. A vos se te ocurre, nada más.

-Ah. ¿Por eso te rajaste? Desapareciste seis meses, Marce. ¿Problemas de cicatrización?

-Hace veinte años, China.

-¡Veinte años, las pelotas! -estalla-. Cuando te dignaste volver, no fuiste capaz de darme una explicación.

-Ahora tampoco.

-Entonces, te la voy a dar yo.

Se pone de pie. No tengo ninguna excusa, ni ganas de inventarle una. Me incorporo a mi vez, y quedamos frente a frente. Hace mucho tiempo que China espera este momento. Me va a pasar la factura más los intereses. Hay dos ocasiones en que no discuto con las mujeres: cuando tienen razón y cuando están equivocadas. Hasta que meten el dedo en el ventilador.

-Bueno, dale -digo, dispuesto a poner el cuello en el tajo.

-Primero...

-¿Viene numerada la acusación? -interrumpo.

-Primero: sos un mujeriego de cuarta. Segundo: buscás minas que se creen las boludeces que les decís. Yo te creí, así que me caben las generales de la ley -dice, mientras va contando con los dedos-. Tercero: cuando descubrís que la tarada (como yo), quiere algo más que darle a la matraca; ¡te fugás, cagón! ¡Y no me niegues nada! Te conozco media docena de fatos y agachadas, ¿querés que haga nombres? Cuarto y principal: cuando se te enfrían los pies, volvés con cara de yo no fui.

Está ofuscada, echa chispas. ¿A que vienen tantas recriminaciones?

-Che, hoy a la tarde querías que me enganchara a la mina del parque -le digo-. Uno: es cierto. Dos: las minas hacen como que se creen todo, cuando tienen ganas de revolcarse un rato. Tres: soy un poco reacio al compromiso. Cuatro: vuelvo cuando ustedes se enfrían, que no es lo mismo. ¿Y vos? -le recuerdo- Tuviste como treinta y cinco machos. Parece que los coleccionás. ¿Qué te pasa? ¿Se te gastan? ¿Los tirás a la basura? Te menciono uno solo: Patricio.

-Era un divino, tan bohemio -se ataja.

-Sí, un divino -la imito-. Lástima que, cuando llovía, les hablaba a las nubes. Un pirado del año cero. ¡Ese fue tu mejor ejemplar! ¿Y el otro? ¿Cómo se llamaba? El que fue en cana, el pelado. -empiezo a reirme-. ¿Te acordás? ¿Qué se había afanado?

El enojo de China comienza a diluirse.

-Un frasco de chucrut, en el supermercado.

-Y cuando lo agarraron, se cagó a piñas con los de seguridad.

-Te llamé desde la comisaría -no aguanta más y suelta una carcajada-. No te quise explicar por teléfono, me dio vergüenza, ¡ibas a pensar que te estaba jodiendo!

-Me pasé dos horas franeleándolo al policía para que lo largaran. ¿De dónde lo sacaste a ese?

-Lo conocí en una exposición. Viniste desde el culo del mundo para rescatarlo.

-Fui a rescatarte a vos. No me digas que pensaba afanarse un florero, en lugar de un cuadro.

Tentados, caminamos como borrachos, tropezando en la arena seca.

-Basta, Marce, voy a reventar.

-El papel higiénico del baño. ¡Un mingitorio con un tipo meando y todo!

-Te dije basta, pará. Mirá que te hablo de la Martita.

-Uhh, Martita.

-Marta, Martita -recalca y pone voz didáctica, como si yo no conociera la historia-. Le dio por la mística. Anduvo un año diciendo que eras un enviado de Satanás. ¡Te pasaba estampitas por debajo de la puerta!

-¡Me mandaba crucifijos por correo! Sacaba copias de mis fotos, les escribía versículos y las pegaba en los árboles del barrio.

-¿Y Gladys? Esa no tenía desperdicio -dice China. ¡El día de la borrachera, en casa de Tato! ¿Dónde fue que vomitó?

-Adentro del piano de media cola-digo, llorando de la risa.

-¡Hijo de puta! Vos le decías: aliviate acá, mi amor ¡Y levantaste la tapa! Tato la quería matar.

-Era malísimo tocando el piano.

Me caigo sentado, sacudiéndome. China se arrodilla a mi lado, roja como una bandera de remate. Cuando nos tranquilizamos, me seca las lágrimas. La playa está helada, desierta. Es tarde, y por la costanera ni siquiera pasan autos. Estamos solos, como en una isla abandonada. De nuevo me acuesto en la arena, con los brazos en cruz. China se recuesta en mi pecho, me besa en la mejilla, y me acaricia.

-Marce -dice, y ya no ríe-. Marce querido, somos dos desastres.

-Fracasados, Chinita. La palabra es fracasados.

Con el brazo rodeo sus hombros, para que no tenga frío. Siento que se estremece, pero se queda así, acurrucada. Su pelo me hace cosquillas en la cara. Una ola invisible, más grande que las otras, rompe con fuerza y marca el final de la bajante.

China se levanta. Empieza a caminar hacia la costanera, sacudiéndose la arena pegada a la ropa. La sigo hasta los barandales de hierro, donde me espera.

-Llevame a casa -dice.

-¿La misma alfombra?

-¿Qué te parece un colchón relleno con marlos de choclo, para variar?

-Excelente. ¿Vamos a buscar un chocolatín?

-En la heladera tengo un Milkibar.

-Nunca comés golosinas, ¿estará bueno?

-No creo, lo compré hace como veinte años, pero se puede probar.

 

 

Buenos Aires, octubre de 2002

"

 
Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4.2
votos: 5


Por favor tómese un segundo y vote por este artículo:

Malo
Regular
Bueno
Muy Bueno
Excelente



Opciones

Versión Imprimible  Versión Imprimible

Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo



OPINE: Deje algunas palabras para decirle al autor las reflexiones y opiniones que este texto le ha suscitado. No se vaya sin dejar su comentario. El objeto de este servicio es comenzar una charla e intercambiar ideas y sugerencias sobre diferentes temas.

Ayuda: Para ENVIAR UNA OPINIóN, presione el botón ENVIAR OPINION y escriba su comentario. Para RESPONDER a un comentario ya escrito, presione el enlace Responder a esto que aparece debajo de cada opinión. Puede enviar comentarios con su nombre de usuario, pero no en forma anónima.


"Login" | Registrarse | Entrar | 7 Opiniones | Search Discussion
Puntos
Los comentarios son propiedad de quien los envió. Artnovela no se responsabiliza por su contenido.


No se permiten comentarios Anónimos, Regístrese | Entrar


Re: Margaritas de chocolate (Puntuación 1)
por conejo20 el Monday, 07 October a las 18:09:39
Qué final nostálgico, no lo esperaba. Hay dos frases antológicas que me parecieron fantásticas. Te pido permiso para robartelas y repetirlas como propias. 1) no discuto con las mujeres: cuando tienen razón y cuando están equivocadas
2)...dispuesto a poner el cuello en el tajo...
Muy bueno.





Re: Margaritas de chocolate (Puntuación 1)
por belger el Friday, 05 December a las 13:27:54
Estimado kalessin: heme aquí haciendo el trabajo de lector...imaginando historias detrás de las historias.
No sé por qué (y eso me gusta), pero me atrae su forma de relatar. Hace muchos años, César Magrini dijo de un escritor de mi provincia, al que su narración me remite (salvando lógicas distancias, claro), éstas palabras que ahora le haré extensivas “...posee, sin duda alguna, las dos condiciones más importanes de todo narrador nato: tiene qué decir y sabe cómo decirlo...”.
En ésta, su chocolatada historia hiperrealista y profundamente rioplantese, la realidad aparece exacerbada y distorsionada de tal modo, que la fantasía en su grado más puro se filtra por las rendijas de una situación humana tan cotidiana...tanto se filtra, que hasta hace creíbles a estos dos increíbles garcas.
Del relato, me apenó la mediocre resignación al fracaso de los personajes. Ese dejar pasar.
Pero no me haga caso...es que hoy he tomado muy a pecho mi trabajo de miope lector. Debe ser la lluvia.
Gracias por contar, y un abrazo entrerriano de belger...que es Horacio...que soy yo. Creo. Y a quien puede leer en la zona de Reflexión de esta bonita página.



Re: Margaritas de chocolate (Puntuación 1)
por aleydaai el Sunday, 11 January a las 14:55:52
Marcelo, que belleza de texto. Lo que más me gusta de un escritor es que a través de sus palabras yo pueda participar en el desarrollo de la historia. Eso has logrado!!!.

Aunque lo leo muy, pero muy español argentino, fue delicioso.

Lenguaje simple, directo, imágenes tajantes, sin palabrería florida que distraiga al lector.

Felicidades, me ha gustado muchisismo che!

Un abrazo, Aleyda



Re: Margaritas de chocolate (Puntuación 1)
por alejopio el Thursday, 15 January a las 14:37:09
Éste sí que se me hizo como del mismísimo Julito. La relación Marcelo-China se me antoja como la de la Maga y el otro personaje de "Rayuela", que se me fue el nombre.
Muy, muy, muy bueno, por tercera vez.
Margaritas de chocolate al principio y al final; la vida da vueltas una y otra vez; no se aprende de los errores?
Yo estoy aprendiendo de literatura: gracias por tus cuentos.
Saludos
ALEJO





¿Ya leyó el libro Claves de la razón poética. María Zambrano: un pensamiento en el orden del tiempo ? Contenido: Desde una perspectiva múltiple, esta obra colectiva trata de dar razón a la dispersión de los escritos de María Zambrano sobre su razón poética: las circunstancias históricas y biográficas en que fueron redactados, la opción de su autora por formas de expresión que precisan de claves de lectura, el caudal de experiencias e interlocutores que enriquecen su reflexión... [ ...LEER MÁS / COMPRAR ]

Ver más libros y servicios:


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Artnovela presenta: LITERATURA EN ESPAÑOL. Títulos y autores escogidos en los géneros:
ensayos, relatos, poemas, ciencias humanas, ficción, literatura para niños y otros.




Inscribite a la CLÍNICA DE CUENTO Y NOVELA
DE GRACIELA SCARLATTO ESCRIBIENDO A gscarlatto@gmail.com




Artnovela Ediciones SRL es una empresa dedicada a prestar servicios editoriales a autores de habla hispana en todo el mundo. Información comercial: La sociedad está radicada y constituída en la República Argntina, ciudad de Buenos Aires, con inscripción en el Registro General de Justicia Nº 5803, libro 24, tomo - de SRL. Información fiscal: Responsable inscripto en ganancias. CUIT: 30-70978053-7. IVA exento. Si desea más información, visite nuestra sección de preguntas frecuentes.



NOTA :   Servicios de edición. Pasos para publicar un libro. Información completa de nuestros servicios de edición. Distribución a pedido o bajo demanda. Cronogramas de edición. Cómo publicar novelas, tesis, libros de relatos, poemas, ensayos académicos o de divulgación, literatura para jóvenes y niños. Temas: filosofía, historia, psicología y otras ciencias humanas. Derechos de autor y registro ISBN Estos temas reflejan las preguntas frecuentes a la hora de editar un libro. Público en general, escritores, periodistas, redactores, docentes y miembros de la comunidad científica que, hoy por hoy, evalúan las oportunidades que la industria editorial ofrece a nuevos autores de habla hispana necesitan respuestas a estas cuestiones. La comercialización del libro, el mercado editorial, la distribución y la conquista del público lector no son murallas infranqueables para un escritor; pero la industria ha cambiado, y con ella los actores sociales implicados; tampoco la literatura ha permanecido indemne... [ MÁS ]