Entrenamiento profesional para escribir cuento y novela

Ver estadisticas de su banner
Inicio :: Portal de Cultura

Publicite AQUI


ARTE EN ARTNOVELA
Compra el cuadro que prefieras
. IMPURA
. INFORMACION
. RETRATOS
. SERIE SELFIE
. SERIE CALLATE
. PAISAJES
. SERIE CUT OUT
. SERIE MELTED CROWD
. COMO EL AGUA
. SERIE STILL LIFE
. ABSTRACTOS



Mi cuenta

 Mi Cuenta

---------------------

Ingresar

 Ingresar
a su cuenta


Hola Invitado
Usuario

Contraseña



. Regístrese Aquí Gratis


. ¿Perdió su clave?




Call Center
Despejá tu duda


Horario: Lunes a viernes de 10:00 a 20:00 hora Argentina.



¿Qué queres hacer?
· Home
· Bajar libro gratis
· Buscar en Artnovela
· Foro de discusión
· Lista de miembros
· Publica tu texto
· Avant Go
· Boletin
· Catalogo de libros gratis
· Cumpleaños
· Encuestas
· Escríbanos
· Escribe una Reseña
· Estadisticas
· FAQ
· Libreria
· Listado de Temas
· Lo mejor en Artnovela
· Mensajes Privados
· Monografías
· Publique su libro
· Recomendar librería
· Recomendar libro
· Secciones
· SPChat
· Tu Cuenta

Chatear online
Nombre de la salaen línea
El Bar0
Libromaníacos0
Privada Sala de Ayuda Genera0

[ SPChat ]


Discusión y creación

5 Últimos
textos publicados


· Las aventuras de la China Airon
18507 Lects., 0 Resptas.
· Avance de “la derecha” en todo el mundo.
2023 Lects., 1 Resptas.
· Mini Historias de la Pandemia
2244 Lects., 2 Resptas.
· Yo me vi una genial en Acorn
2242 Lects., 1 Resptas.
· Policial Inglés
2287 Lects., 4 Resptas.

[ Leer más ]


Mi YouTube


Ver todo el canal


Recomendado hoy:





Categorías al azar

Filosofía
[ Filosofía ]

·¿QUé es Exactamente Dios para Spinoza?
·La ciudad de la furia
·Descartes asesinado
·Dispositivos de esquizoanalisis
·Foucault para colorear (Anímese)
·Opiniones sobre un mundo en decadencia III
·Opiniones sobre un mundo en decadencia II
·Opiniones sobre un mundo en decadencia I
·Mc Donald's


Escribe en esta categoría. Pincha aquí.

Reseñas de libros
· VASELINA
· El mar que nos trajo de Griselda Gambaro
· Mantra, de Rodrigo Fresán
· El Código Da Vinci, Dan Brown
· EL PRIMER CLON
· Arpas Eternas
· Una mujer en su Jardín / A Woman in her Garden
· Los hermanos Karamazov - Fiodor Dostoievski
· E. M. FOSTER / LA MANSIÓN
· Érase una Vez, de Jean Pierre Vernant


Escribe acerca
de un libro aquí:


Libros más descargados
· 1: Borges: Selección de poemas y cuentos
· 2: El nombre de la rosa
· 3: La tarjeta postal, de Sócrates a Freud y más allá
· 4: Así hablaba Zaratustra
· 5: La genealogía de la moral
· 6: La casa de los espíritus
· 7: El hobbit
· 8: El señor de los anillos I
· 9: El beso de la mujer araña
· 10: El anticristo

Total Hits
Hemos recibido
41613607
impresiones desde FEBRERO 2002

Secciones especiales
· Entrevista a Graciela Scarlatto. Todo sobre su novela Vaselina. Un viaje de ida.
· Denise Levertov
El poeta en el mundo
Traducción de Graciela Scarlatto

· BLADE RUNNER: LA NO MIRADA DEL ZAPPING Y EL ZOOM OUT COMO DESAFÍO
· Los siete puentes. Por Yukio Mishima.
· Voces narrativas, discursos e intercambio en "Tú, la oscuridad". Por Ana M. Quiroga
· Acerca de El fin, de Jorge Luis Borges. Por Ana Quiroga
· Boleto a la lectura: la poesía en los años 90 en Argentina, por Graciela Scarlatto
· Los asesinos, por Ernest Hemingway
· Entrevista con el filósofo argentino Enrique Marí
· Entrevista con Hans-Georg Gadamer: El último filósofo
· Entrevista con Fernando Savater
· Entrevista con Paul Auster
· Entrevista a Abelardo Castillo
· Fernando Krichmar. La insurgencia mediática.
· Entrevista a Bioy Casares

Más en secciones especiales

Encuestas

Te gusta Artnovela?


Muchísimo. Ofrece mucho contenido
Mucho
Poquito
Nada



Resultados
Encuestas

votos 55
Para dejar un comentario en esta encuesta, entrá en Resultados y presioná el botón Dejar Comentario


EDITORIAL

NUESTRAS COLECCIONES

Conozca nuestro
proyecto editorial

AUTORES y AGENTES

Proponer originales
o capreta de autor

ARTE & PARTE
Narradores, poetas, ensayistas.

¿Cómo publico mi libro?

OBTENER MÁS
INFORMACIÓN


Descargue desde aquí un archivo con toda la información para publicar su libro en Artnovela.



SERVICIOS

. Publicar mi libro
. Edición: cotizaciones
. Corrección de textos
. Informe literiario
. Boletín semanal
. FORO


CONTENIDOS

. Monografías
. Reseñas
. Comunidad


BIBLIOTECA

. Ingresar
. Búsquedas
. Ver catálogo
. Herramientas


WEBMASTERS

Publicita
en Artnovela

. Banners



Ponga su anuncio aquí

 | Publicar Gratis |  |  |  Ayuda al cliente  |  MI CUENTA |  Ver carrito  |

 



¿Ya leyó el libro
En la sombra del poder? Contenido: Este libro ya no se imprime a demanda. Está descatalogado porque su contrato ha vencido. [...LEER MÁS / COMPRAR ]
Narrativa: cuentos: Desencuentro
Enviado el Thursday, 12 September a las 03:01:59 por Artnovela

Cuentos, Relatos, Literatura JVDUmme escribió "

Vivieron uno enfrente del otro durante toda su vida y ninguno de los dos supo cuanto se amaron. Solo una vez se hablaron y murieron solos en sus casas. Enfrentados a través de las paredes.

María Camila Vicario nació en un departamentito de la calle Cochabamba, su madre se empecinó en tenerla en el mismo lugar en que la había concebido nueve meses atrás, sobre la mesa del comedor, entre las fotos de la familia, los inciensos y los cuadros de naturalezas muertas.

Su padre tuvo que ceder cuando las contracciones se hicieron constantes, levantó el teléfono y el Dr.Ortiz estuvo en instantes quitando de la mesa el candelabro y el mantel floreado como si fuese el mayordomo. Hizo todo lo que estaba dentro de sus capacidades pero Victoria Helena siempre había sido una mujer débil, su cuerpo era todo frágil, como una canasta de mimbre congelada que al tocarla se rompería en mil fragmentos hermosos y fríos. Murió cuando nació la niña. Nunca terminó ninguno de sus cuadros.

Federico Joaquín Pintes nació en el taxi a la clínica de maternidad, alguien se había olvidado un sombrero en la luneta del Renault 12. Su madre le puso el nombre por el taxista, un morocho de barba y pocos dientes que la atendió tranquilamente mientas fumaba un cigarrillo. Cortó el cordón umbilical con una navaja para afeitar y se lo entregó con cuidado, todo en silencio. El padre de Federico murió durante el embarazo, accidentado en una carrera de caballos, el departamentito todavía olía a su ausencia. Él creció como hijo único y ella como madre soltera. Mercedes ni siquiera se molestó en llegar a la clínica, déjeme en Cochabamba entre Piedras y Tacuarí. Señora de ahí venimos. Sí, y ahí vamos. Se bajó con el niño en brazos envuelto en el tapado, cuando llegó lo bañó en la pileta de la cocina y lo bautizó con el agua de un florero que contenía magnolias.

Ella creció aprendiendo a cocinar con Sonia, la chica de la limpieza, decía papá, la chica de tu papá, decía Sonia; aprendió a cocer con Julia, que se quedó diez días hasta que tuvo que volverse deportada a México con su acento sin estrenar; le enseñó a bordar María Angélica y juntas pintaban en los almohadones los cuadros sin terminar de su madre; Juana le mostró como sacar las manchas de vino de las ropas del padre y después desapareció con algún tren, con algún viento. Aprendió a jugar al poker con Ricardo en las mesas llenas de humo de los viernes por la noche. Juan Carlos la llevó a la cancha y la hizo hincha de Velez Sarfield. Aprendió a hacer el amor con Rubén. El mejor amigo de su padre la instruyó en los placeres sexuales cuando tenía quince años, pasaban días enteros en la cama retozando mientras papá estaba en el trabajo. Un día encontró un calzoncillo bajo las mantas húmedas de su hija y ningún hombre más volvió a pisar la casa.

Él creció rodeado de familiares que venían de San Martín de los Andes para conocerlo. Entre regalos de cumpleaños en encomienda y amigas de la madre que se turnaban en cuidarlo. Cuando cumplió diecisiete años y salió a comprar leche para hacer la torta fue metido en la oscuridad de un zaguán por una mujer que solo repetía Pablo una y otra vez. Hicieron el amor furtivamente, contra la pared y espiando hacia los costados, él no pudo verle la cara. Ella repetía. Pablo. Pablo. Pablo. Él nunca se enamoró, las sombras son sombras, escribió una vez en uno de sus libros , sombras y nada más.

Cuando terminó el bachillerato se fué a Europa con una plata que el padre había ganado en el hipódromo, recorrió España y sus plazas de toros y toreros; Venecia con sus canales y gondoleros; Rusia con su guerra civil y sus muertos cubiertos de nieve. Lo que más le llamó la atención fue la torre Eifel, subió en el ascensor hasta arriba y contempló París de noche.

Él empezó a trabajar como canillita, le gustaba cantar los titulares en las esquinas con olor a garrapiñada. Volvía a su casa cuando el día se escondía atrás de la Catedral. Cuando llegaba al departamento se encontraba con su madre arrodillada sobre los vidrios rotos de botellas, rezando porque volviera Fermín Augusto. Una vez la virgen empotrada en la pared cayó y se hizo añicos sobre el piano de cola que le gustaba tocar a su padre. El podía imaginárselo tocando a Rachmaninov, golpeando las teclas con fiereza, el pelo largo cayéndole sobre los hombros y la virgen golpeando sobre la madera negra. Él interrumpiría la música, limpiaría con un pañuelo rojo los pedazos y seguiría tocando. Ese pensamiento lo llevó a probar el canto, le gustaba el tango y su perfil aguileño lo favorecía para recitar apostado contra el farol al oído de las muchachas que se desmayaban de solo verlo.

Su padre murió cuando ella todavía estaba arriba del avión, lo encontró en la bañadera hinchado y azul. En las baldosas blancas habían escrito un millón de luciérnagas de porcelana con rush y sobre la cama había dos bombachas y un corpiño. Ella no gritó. Llamó a la funeraria, arregló la casa, lo sacó de la bañadera y la vació, lo puso en una silla y lo fue vistiendo con su traje de domingo de hipódromo, luego lo peinó. Volvió del funeral toda de negro. Abrió el placard, abrazó sus camisas y lloró sobre ellas.

A los veintisiete Federico trabajaba en la fábrica textil. Su madre se ahorcó de un palo borracho por amor en plaza Constitución. Él se la encontró volviendo de la fábrica, primero vió sus pies descalzos con vidrios clavados, después subió la vista y vió sus senos marchitos y su cara pálida. Murió de tristeza, dijo. No la lloró. No fué a su entierro. En el departamento revolvió los cajones y encontró fotos de ellos juntos cuando eran jóvenes, entonces lloró por su reencuentro.

Lloraban uno contra la pared del otro y sin saberlo se acompañaban.

Ella empezó a estudiar Medicina, trabajaba en una pescadería.

Él se ganaba la vida escribiendo. Firmaba con el seudónimo J.V. Dummet.

Se vieron por primera vez un domingo a la mañana. Ella salía a pasear al perro caniche que le habían regalado sus tíos, él iba a comprar el diario al quiosco. Hacía calor. Ella apretó el botón con el dedo firme para llamar el ascensor, él se acerco en camiseta y alpargatas, la saludó con la cabeza. Se miraron a los ojos. El ascensor llegó. El perro ladró.

Pasaron la semana entera pensando el uno en el otro.

Ella le escribió una carta que nunca le envió. Luego escribió otra. Y otra. Y otra. Escribía una carta por día en la oscuridad de su cuarto invadida por una vela, las apilaba abajo de la almohada que él tendría que ocupar algún día.

Él volvió a cantar y por vez primera comprendió la letra de los tangos. Una vez se emborrachó y cantó a gritos a la puerta de ella, arrodillado, de calzoncillos largos y pantuflas. Cantó toda la noche poniendo su corazón en cada palabra. El perro ladró del otro lado. Ella estaba haciendo la residencia en el Fernandez.

Todos los domingos se volvían a encontrar en el ascensor, era un pacto tácito firmado con silencios. Ella hacía que paseaba a Mimí, él hacía que leía el diario. Bajaban nueve pisos envueltos entre los espejos que los reproducían hasta el infinito, nunca se hablaban, nunca se movían. Dos estatuas de sal descendiendo a las profundidades.

Ella se casó con un cirujano y siguió viviendo en el mismo departamentito del Noveno A de la calle Cochabamba. Tuvo dos hijos, a uno le puso Federico y al otro Joaquín, nunca supo su nombre.

Él aprendió origami, hacía grullas con papel plateado, las armaba con una rapidez asombrosa y las dejaba en cualquier lugar de la casa. Cada vez que terminaba una veía su cara.

El tiempo les jugó una mala pasada.

Siguieron viéndose todos los domingos, ella ya tenía el pelo plateado como sus grullas, él usaba anteojos sobre las grandes bolsas. Ella quedó viuda por un semáforo que no cortó, sus hijos se casaron y se mudaron. Él escribió dos libros de poemas dedicados a la dama del perrito.

La última vez que se vieron los dos entraron al mismo tiempo de la calle y subieron el ascensor juntos hasta el noveno piso. En el séptimo él le tomó la mano y ella la corrió por reflejo, casi no tuvo tiempo de arrepentirse. Cuando llegaron el abrió las puertas. Ella fue hacia la izquierda, él fue hacia la derecha. Se miraron a los ojos. Murmuró un hasta mañana, murmuró un hasta siempre.

A ella la encontraron en el placard hecha un ovillo, abrazada a las camisas del marido, todavía con algunas lágrimas secándose en las mejillas arrugadas, en su mesita de luz los hijos encontraron miles de cartas sin encabezado y sin firmar, nunca supieron para quien habían sido escritas.

Un vecino se quejó del olor y él fue encontrado diez días más tarde que ella. Los bomberos tiraron abajo la puerta y se encontraron con un pequeño lago en el que nadaban cientos de miles de grullas plateadas. Estaban en todos lados, sobre la máquina de escribir, en la ventana, arriba de la radio. Él estaba sentado en el inodoro con la tapa puesta, desnudo con la cabeza caída hacia adelante, la bañadera todavía se llenaba.

María Cecilia Vicario y Federico Joaquín Pintes vivieron uno enfrente del otro durante toda su vida y ninguno de los dos supo cuanto se amaron. Solo una vez se hablaron y murieron solos en sus casas. Enfrentados a través de las paredes que nunca los separaron.

"

 
Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 5
votos: 1


Por favor tómese un segundo y vote por este artículo:

Malo
Regular
Bueno
Muy Bueno
Excelente



Opciones

Versión Imprimible  Versión Imprimible

Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo



OPINE: Deje algunas palabras para decirle al autor las reflexiones y opiniones que este texto le ha suscitado. No se vaya sin dejar su comentario. El objeto de este servicio es comenzar una charla e intercambiar ideas y sugerencias sobre diferentes temas.

Ayuda: Para ENVIAR UNA OPINIóN, presione el botón ENVIAR OPINION y escriba su comentario. Para RESPONDER a un comentario ya escrito, presione el enlace Responder a esto que aparece debajo de cada opinión. Puede enviar comentarios con su nombre de usuario, pero no en forma anónima.


"Login" | Registrarse | Entrar | 1 Opiniones enviadas. | Search Discussion
Puntos
Los comentarios son propiedad de quien los envió. Artnovela no se responsabiliza por su contenido.


No se permiten comentarios Anónimos, Regístrese | Entrar


Re: Desencuentro (Puntuación 1)
por Tantris el Saturday, 14 September a las 21:21:41
Sensacional, JVDummet, sensacional.

Todavía estoy llorando como una tonta, con las mismas lágrimas que derramé al leer "El amor en los tiempos del cólera" o "Ada o el ardor".

El desencuentro, hermoso tema.





¿Ya leyó el libro ANTOLOGIA POETICA 1927-1986 (ED.BILINGÜE? Contenido: [ ...LEER MÁS / COMPRAR ]

Ver más libros y servicios:


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Artnovela presenta: LITERATURA EN ESPAÑOL. Títulos y autores escogidos en los géneros:
ensayos, relatos, poemas, ciencias humanas, ficción, literatura para niños y otros.




Inscribite a la CLÍNICA DE CUENTO Y NOVELA
DE GRACIELA SCARLATTO ESCRIBIENDO A gscarlatto@gmail.com




Artnovela Ediciones SRL es una empresa dedicada a prestar servicios editoriales a autores de habla hispana en todo el mundo. Información comercial: La sociedad está radicada y constituída en la República Argntina, ciudad de Buenos Aires, con inscripción en el Registro General de Justicia Nº 5803, libro 24, tomo - de SRL. Información fiscal: Responsable inscripto en ganancias. CUIT: 30-70978053-7. IVA exento. Si desea más información, visite nuestra sección de preguntas frecuentes.



NOTA :   Servicios de edición. Pasos para publicar un libro. Información completa de nuestros servicios de edición. Distribución a pedido o bajo demanda. Cronogramas de edición. Cómo publicar novelas, tesis, libros de relatos, poemas, ensayos académicos o de divulgación, literatura para jóvenes y niños. Temas: filosofía, historia, psicología y otras ciencias humanas. Derechos de autor y registro ISBN Estos temas reflejan las preguntas frecuentes a la hora de editar un libro. Público en general, escritores, periodistas, redactores, docentes y miembros de la comunidad científica que, hoy por hoy, evalúan las oportunidades que la industria editorial ofrece a nuevos autores de habla hispana necesitan respuestas a estas cuestiones. La comercialización del libro, el mercado editorial, la distribución y la conquista del público lector no son murallas infranqueables para un escritor; pero la industria ha cambiado, y con ella los actores sociales implicados; tampoco la literatura ha permanecido indemne... [ MÁS ]