Entrenamiento profesional para escribir cuento y novela

Ver estadisticas de su banner
Inicio :: Portal de Cultura

Publicite AQUI


ARTE EN ARTNOVELA
Compra el cuadro que prefieras
. IMPURA
. INFORMACION
. RETRATOS
. SERIE SELFIE
. SERIE CALLATE
. PAISAJES
. SERIE CUT OUT
. SERIE MELTED CROWD
. COMO EL AGUA
. SERIE STILL LIFE
. ABSTRACTOS



Mi cuenta

 Mi Cuenta

---------------------

Ingresar

 Ingresar
a su cuenta


Hola Invitado
Usuario

Contraseña



. Regístrese Aquí Gratis


. ¿Perdió su clave?




Call Center
Despejá tu duda


Horario: Lunes a viernes de 10:00 a 20:00 hora Argentina.



¿Qué queres hacer?
· Home
· Bajar libro gratis
· Buscar en Artnovela
· Foro de discusión
· Lista de miembros
· Publica tu texto
· Recomiéndanos
· Avant Go
· Boletin
· Catalogo de libros gratis
· Cumpleaños
· Encuestas
· Escríbanos
· Escribe una Reseña
· Estadisticas
· FAQ
· Libreria
· Listado de Temas
· Lo mejor en Artnovela
· Mensajes Privados
· Monografías
· Publique su libro
· Recomendar librería
· Recomendar libro
· Secciones
· SPChat
· Tu Cuenta

Chatear online
Nombre de la salaen línea
El Bar0
Libromaníacos1
Privada Sala de Ayuda Genera0

[ SPChat ]


Discusión y creación

5 Últimos
textos publicados


· Las aventuras de la China Airon
5406 Lects., 0 Resptas.
· Avance de “la derecha” en todo el mundo.
913 Lects., 1 Resptas.
· Mini Historias de la Pandemia
1044 Lects., 2 Resptas.
· Yo me vi una genial en Acorn
1048 Lects., 1 Resptas.
· Policial Inglés
975 Lects., 4 Resptas.

[ Leer más ]


Mi YouTube


Ver todo el canal


Recomendado hoy:





Categorías al azar

Cine
[ Cine ]

·SERIE NETFLIX: Hinterland
·Serie de Netflix, CAPITANI
·Recomiendo la serie El caso Hartung, de Netflix


Escribe en esta categoría. Pincha aquí.

Reseñas de libros
· VASELINA
· El mar que nos trajo de Griselda Gambaro
· Mantra, de Rodrigo Fresán
· El Código Da Vinci, Dan Brown
· EL PRIMER CLON
· Arpas Eternas
· Una mujer en su Jardín / A Woman in her Garden
· Los hermanos Karamazov - Fiodor Dostoievski
· E. M. FOSTER / LA MANSIÓN
· Érase una Vez, de Jean Pierre Vernant


Escribe acerca
de un libro aquí:


Libros más descargados
· 1: Borges: Selección de poemas y cuentos
· 2: El nombre de la rosa
· 3: La tarjeta postal, de Sócrates a Freud y más allá
· 4: Así hablaba Zaratustra
· 5: La genealogía de la moral
· 6: La casa de los espíritus
· 7: El hobbit
· 8: El señor de los anillos I
· 9: El beso de la mujer araña
· 10: El anticristo

Total Hits
Hemos recibido
39247012
impresiones desde FEBRERO 2002

Secciones especiales
· Entrevista a Graciela Scarlatto. Todo sobre su novela Vaselina. Un viaje de ida.
· Denise Levertov
El poeta en el mundo
Traducción de Graciela Scarlatto

· BLADE RUNNER: LA NO MIRADA DEL ZAPPING Y EL ZOOM OUT COMO DESAFÍO
· Los siete puentes. Por Yukio Mishima.
· Voces narrativas, discursos e intercambio en "Tú, la oscuridad". Por Ana M. Quiroga
· Acerca de El fin, de Jorge Luis Borges. Por Ana Quiroga
· Boleto a la lectura: la poesía en los años 90 en Argentina, por Graciela Scarlatto
· Los asesinos, por Ernest Hemingway
· Entrevista con el filósofo argentino Enrique Marí
· Entrevista con Hans-Georg Gadamer: El último filósofo
· Entrevista con Fernando Savater
· Entrevista con Paul Auster
· Entrevista a Abelardo Castillo
· Fernando Krichmar. La insurgencia mediática.
· Entrevista a Bioy Casares

Más en secciones especiales

Encuestas

Te gusta Artnovela?


Muchísimo. Ofrece mucho contenido
Mucho
Poquito
Nada



Resultados
Encuestas

votos 53
Para dejar un comentario en esta encuesta, entrá en Resultados y presioná el botón Dejar Comentario


EDITORIAL

NUESTRAS COLECCIONES

Conozca nuestro
proyecto editorial

AUTORES y AGENTES

Proponer originales
o capreta de autor

ARTE & PARTE
Narradores, poetas, ensayistas.

¿Cómo publico mi libro?

OBTENER MÁS
INFORMACIÓN


Descargue desde aquí un archivo con toda la información para publicar su libro en Artnovela.



SERVICIOS

. Publicar mi libro
. Edición: cotizaciones
. Corrección de textos
. Informe literiario
. Boletín semanal
. FORO


CONTENIDOS

. Monografías
. Reseñas
. Comunidad


BIBLIOTECA

. Ingresar
. Búsquedas
. Ver catálogo
. Herramientas


WEBMASTERS

Publicita
en Artnovela

. Banners



Ponga su anuncio aquí

 | Publicar Gratis |  |  |  Ayuda al cliente  |  MI CUENTA |  Ver carrito  |

 



¿Ya leyó el libro
Mi pequeña Eulalia en una patria sin dueño? Contenido: Descargar primer capítulo

Disponible en Amazon

"Mi pequeña Eulali
[...LEER MÁS / COMPRAR ]
Narrativa: cuentos: Cuatro rituales y un mito etiológico
Enviado el Saturday, 31 August a las 15:08:59 por Artnovela

Cuentos, Relatos, Literatura hander1 escribió "

RITUALES

Ese aparato te está llamando, suena para vos. No abrís los ojos, no movés las manos. El aparato tenaz grita. ¿Pensás? Sentís abrazo y calidez, desoís el quejido taladrante. Calculás la hora, y el tiempo que ya calculaste que demorarías. Imaginás el baño: debe estar frío, vas a tardar en sacarte toda esa ropa; pensás que no es tan importante el baño, podrías solamente peinarte; Sabrina se va en un rato, tenés que apurarte a decirle lo que realmente querés, no corresponde que pierdas esta oportunidad.

Se acerca y ella te pasa la mano abierta por el pelo. No dice nada, pero te está mirando. Sentís que lo único que tenés que hacer es quedarte quieto, esperar; el aparato chilla, odia tu indiferencia. Ya Sabrina se paró, vos la seguís con lo ojos, está apoyada en la mesada, amás ese silencio. Calculás nuevamente la hora, ¿podrás bañarte en diez minutos? Te dejás llevar, ella te toma la mano y caminan mirándose, los dos lo saben todo, casi no necesitan demostraciones, y odias más que nunca ese grito.

Estirás el brazo, tenés con la otra mano la frazada, girás un poco tu cuerpo dejándolo de lado, bajás la perilla y terminás de dar la vuelta. Abrís los brazos y los estirás a los lados, intentás seguir con Sabrina, solamente te queda la sensación semiamarga de que no estaba verdaderamente y qué bueno sería si... pero no; enfrentate al frío.

............................................................

Respirás profundo. Te sacás los anteojos y los dejás sobre la mesa. Entrás. Pasás tus manos por los cuadriceps varias veces. Te sacás un zapato, después el otro. Ponés tus manos, cruzadas, en la parte inferior del pulover y, sin soltarlo, las llevas hacia arriba. Lo tirás con despreció a tu derecha. Te pasás los dedos abiertos por el pelo. Repetís la acción con el buzo. Te frotás, con la mano derecha, el brazo izquierdo y ves tu piel rosa- transparente. Con los dedos de tus dos manos convertidos en tenazas tomás el botón de tu pantalón y el ojal. Lo desprendés. Bajás el cierre tirando a los lados. Llevás el pantalón un poco por debajo de las rodillas con ayuda de tus manos y después levantás la pierna derecha para sacarla. Cuidado, perdés apenas el equilibrio; lo volvés a intentar, ahora con éxito. Repetís la acción con tu otra pierna. Te quedan medias, calzoncillo y remera: empezás por la remera. La agarrás por el cuello y la tirás arriba del pulover. Ves en el espejo tu piel morada, erizada; mirás hacia abajo. Pasás los dedos gordos de tus dos manos por el lado de adentro de la media y los demás por el lado de afuera; hacés ésto con las dos medias. Las tirás sobre la remera. El espejo muestra el contraste del negro calzoncillo con tu piel morado- blancuzca. Ponés nuevamente tus dedos como tenazas y enganchás los lados del calzoncillo. Bajás hasta las rodillas. Te sentás y lo hacés recorrer el tramo que queda. Te parás nuevamente. Abrís la ducha.

............................................................

Estirás la mano y, con el dedo índice sobresaliendo, apretás el botón. Se disparan luces y sonidos. Caminas hasta la mesa. Ves la caja con fósforos y, agachándote, la tomás. Elegís uno entre la multitud, lo agarrás del lado de la madera y cerrás la caja. Con la mano izquierda sostenés la caja de forma horizontal mientras flexionas tus rodillas apoyando la derecha en el piso. Girás la perilla. Con la misma mano acomodás el fósforo, lo encendés y lo encimás a la salida del gas. Te sorprende el pequeño estallido, ves como una red metálica se trastoca de su opaco inicial a un rojo amenazante, coronado por el pequeño fuego azul. Erguís tu cuerpo y girando, enfrentás a tus ojos las imágenes. Tomás tus codos con tus manos y apoyás los omóplatos en la pared. Ya tu pantalón te empieza a quemar, caminás hasta el sillón y te sentás en él. Hacés variar las imágenes apretando los botones en el control. Te parás y caminás hasta el fuego. Por segunda vez apoyás los omóplatos en la pared. Llevándote la mano al pecho detectás los cigarrillos y con la mano izquierda atenazante los tomás para que tus dedos derechos puedan extraer uno. Lo trabás con los labios. El pantalón quema por segunda vez y caminás hasta el asiento. Tomás un fósforo, lo encendés y lo ponés debajo del cigarrillo mientras aspirás. Exhalás el humo y moviendo los dedos variás escenas. Apoyás el codo derecho en el sillón, ponés el brazo en “V”, y formás otra “V” con los dedos índice y mayor para sostener el cigarrillo. Llevás la uña de tu dedo gordo izquierdo a la boca, la separás apenas de la carne con las paletas. Te quedás inmóvil.

............................................................

Te ves en el espejo. Mirás tus ojos, parpadeás. Cerrás bien la puerta y volvés. Movés el labio inferior a la derecha ida y vuelta rápido. Ahora lo mismo hacia la izquierda. Respirás fuerte por la nariz. Otra vez. Te acercás al espejo inclinando la cabeza hacia arriba y apuntás los ojos hacia abajo, levantando apenas el labio superior, para ver de cerca tu pequeña paspadura. Volvés a tu posición inicial. Respirás fuerte por segunda vez. Torciendo la cabeza hacia la izquierda guiñás el ojo izquierdo. Ahora el derecho, ya en posición fija. Volvés a la posición inicial. Das un paso hacia atrás mirando la parte baja del espejo. Volvés a la posición inicial. Tosés y te pasás la mano por la nariz. Torcés el labio inferior hacia la derecha y guiñás, con esfuerzo, el ojo izquierdo. Ahora al revés. No te sale, el ojo no llega a cerrarse del todo y, algo perplejo, bajás unos milímetros los extremos de tu labio inferior. Intentás otra vez. Tampoco. Torcés rápido la cabeza hacia tu derecha y la devolvés a su lugar. Sonreís. Salís.


Mito Etiológico



Estaba Sabrina un día en las orillas del lago con los codos apoyados en el piso cuando vio a un hombre que no conocía con la mitad de sus dos piernas en el suelo y el resto del cuerpo erguido, la cabeza gacha apuntando a las cristalinas aguas. Merodeaba por allí también Ernesto, el del sentido común. Éste pensó en seguida que aquel hombre buscaría comida en el lago repleto de peces, pero la de extrañas ideas intuyó algo. Decidió acercarse al hombre y quedarse sobre su cabeza, para observar lo que él veía. Al mirar el agua vio el reflejo de la cara del hombre surcado por algunos peces. En seguida se acercó Ernesto exigiendo que se alejara en nombre de su poder como protector de la fauna y ella no tuvo más remedio que volver a su posición de contempladora en la orilla de enfrente del lago. El mortal, luego de un rato, cazó algunos peces y marchó nuevamente por el lugar que había llegado.

Sabrina estaba aún ahí cuando llegó el atardecer, momento en que, conmovida por los bellos reflejos del Sol, solía tener sus más extremas ideas. Urdió un plan: se acercaría a la tribu durante las noches, mientras Ernesto dormía, e intentaría, mutando su forma, perturbar su rígido descanso e intentar convencerlo de que se una a ella para vencer al de duras costumbres.

Estando las estrellas desparramadas por el cielo, la incivilizada se elevó por encima de las copas de los árboles y, al ver una angosta columna de humo, se acercó velozmente. Había, desparramados en el piso, muchos mortales durmiendo en parejas de hombres y mujeres. Observó con especial atención a las mujeres y copió sus formas básicas, multiplicando su belleza. Buscó luego al que había visto en el lago y lo halló a unos metros de distancia de los demás y solo. Lo aturdió sin despertarlo, lo tomó de la mano y caminaron juntos hasta el lago. La de múltiples pensamientos provocó, en la fantasía del mortal, un atardecer rosáceo con pocas nubes. Se acostó de lado en el suelo y lo señaló. Él la imitó. Sabrina le acarició con suavidad el hombro, con movimientos constantes y lentos y, creyendo ver brillo en sus ojos, lo besó. Se encontró en ese momento de nuevo en la caverna acostada al lado del hombre, Ernesto estaba parado frente a ella observándola. El protector de la fauna obligó a Sabrina a irse y terminó de despertar al resto de la tribu.

Lloró de impotencia y odio la de bellas ideas sentada nuevamente a orillas del lago.

Ernesto procuró que todos cumplan las tareas establecidas y siguió al insurrecto hasta la orilla. El hombre se inclinó aletargado y el de duras costumbres lo empujó. Entonces aquel salió lo más rápido que pudo frotándose las extremidades y se apuró a volver a su tribu. Llegó agitado y gritando reunió a todos. Les explicó los acontecimientos, su extraña aventura con Sabrina mientras dormía, su caída en el lago. Entonces el más viejo entre los hombres tomó la palabra. Contó la vieja profecía, lo que Ernesto le había dicho al primero de los mortales: Había una deidad temible que vivía sola y pretendía que su especie evitara su irremediable progreso distrayéndolos en experiencias fugaces contrarias a sus deberes. Si ella aparecía, lo único que había que hacer para conformar al dios era serle indiferente y continuar los rituales.

Así hablo el más sabio entre los hombres y todos los integrantes de la tribu se apresuraron a seguir sus trabajos.

El atardecer se posó nuevamente en el lago y la de bellas ideas dejó de llorar. Decidió continuar con su plan, aunque aquel ingrato la hubiera dejado sin más cuando Ernesto se lo mandó. Su ofensa había sido grave, pero ella tenía a ese mortal como única esperanza. Estando las estrellas desparramadas por el cielo, se acercó nuevamente Sabrina a la tribu de los mortales. Halló solo a su preferido acostado a distancia de los demás y aturdiéndolo lo despertó a la fantasía, no sin antes disfrazarse como la noche anterior. El hombre cuando la vio quiso besarla, pero rápidamente recordó las palabras del más viejo de los hombres y se dio vuelta, dándole la espalda. La incivilizada rompió en lágrimas y gritos ante esa segunda ofensa. Incontenible le advirtió sobre su categoría de diosa e intentó mostrarle la vida que llevaría si se atrevía a ignorarla. El hombre sorprendido replicó que esa era justamente la vida que él siempre supo que tendría. Sabrina, la de múltiples pensamientos, entonces le tomó la mano y lo condujo a las orillas del lago. Se sentaron allí; la de inmejorable figura, silente, lo acarició y besó.

Después Ernesto, habiendo despertado a todos, empujó al insurrecto nuevamente en el lago. Ya temía que toda la tribu fuera ganada por la insensata, que difícilmente se conformaría con ganar la noche. Entonces urdió este plan: ya que en la noche él debía dormir en rigidez absoluta y nada podía contra Sabrina, armaría una rutina aún más dura para los hombres que se revelaran: los despertaría con sufrimiento y los obligaría a todos a pasar por el frío y el agua en la mañana. Y para que por la tarde, cuando su tarea estuviera ya cumplida, no cayeran bajo el poder de la incivilizada los obligaría a cumplir un ritual, como demostración de sumisión, en el que deberían inmovilizarse frente a una pantalla de luces y colores.

"

 
Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 5
votos: 1


Por favor tómese un segundo y vote por este artículo:

Malo
Regular
Bueno
Muy Bueno
Excelente



Opciones

Versión Imprimible  Versión Imprimible

Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo



OPINE: Deje algunas palabras para decirle al autor las reflexiones y opiniones que este texto le ha suscitado. No se vaya sin dejar su comentario. El objeto de este servicio es comenzar una charla e intercambiar ideas y sugerencias sobre diferentes temas.

Ayuda: Para ENVIAR UNA OPINIóN, presione el botón ENVIAR OPINION y escriba su comentario. Para RESPONDER a un comentario ya escrito, presione el enlace Responder a esto que aparece debajo de cada opinión. Puede enviar comentarios con su nombre de usuario, pero no en forma anónima.


"Login" | Registrarse | Entrar | 0 Opiniones
Puntos
Los comentarios son propiedad de quien los envió. Artnovela no se responsabiliza por su contenido.


No se permiten comentarios Anónimos, Regístrese | Entrar




¿Ya leyó el libro La gran aventura de Martín, el ángel que usa championes? Contenido: Este libro ya no se imprime a demanda. Está descatalogado porque su contrato ha vencido. [ ...LEER MÁS / COMPRAR ]

Ver más libros y servicios:


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Artnovela presenta: LITERATURA EN ESPAÑOL. Títulos y autores escogidos en los géneros:
ensayos, relatos, poemas, ciencias humanas, ficción, literatura para niños y otros.




Inscribite a la CLÍNICA DE CUENTO Y NOVELA
DE GRACIELA SCARLATTO ESCRIBIENDO A gscarlatto@gmail.com




Artnovela Ediciones SRL es una empresa dedicada a prestar servicios editoriales a autores de habla hispana en todo el mundo. Información comercial: La sociedad está radicada y constituída en la República Argntina, ciudad de Buenos Aires, con inscripción en el Registro General de Justicia Nº 5803, libro 24, tomo - de SRL. Información fiscal: Responsable inscripto en ganancias. CUIT: 30-70978053-7. IVA exento. Si desea más información, visite nuestra sección de preguntas frecuentes.



NOTA :   Servicios de edición. Pasos para publicar un libro. Información completa de nuestros servicios de edición. Distribución a pedido o bajo demanda. Cronogramas de edición. Cómo publicar novelas, tesis, libros de relatos, poemas, ensayos académicos o de divulgación, literatura para jóvenes y niños. Temas: filosofía, historia, psicología y otras ciencias humanas. Derechos de autor y registro ISBN Estos temas reflejan las preguntas frecuentes a la hora de editar un libro. Público en general, escritores, periodistas, redactores, docentes y miembros de la comunidad científica que, hoy por hoy, evalúan las oportunidades que la industria editorial ofrece a nuevos autores de habla hispana necesitan respuestas a estas cuestiones. La comercialización del libro, el mercado editorial, la distribución y la conquista del público lector no son murallas infranqueables para un escritor; pero la industria ha cambiado, y con ella los actores sociales implicados; tampoco la literatura ha permanecido indemne... [ MÁS ]