Entrenamiento profesional para escribir cuento y novela

Ver estadisticas de su banner
Inicio :: Portal de Cultura

Publicite AQUI


ARTE EN ARTNOVELA
Compra el cuadro que prefieras
. IMPURA
. INFORMACION
. RETRATOS
. SERIE SELFIE
. SERIE CALLATE
. PAISAJES
. SERIE CUT OUT
. SERIE MELTED CROWD
. COMO EL AGUA
. SERIE STILL LIFE
. ABSTRACTOS



Mi cuenta

 Mi Cuenta

---------------------

Ingresar

 Ingresar
a su cuenta


Hola Invitado
Usuario

Contraseña



. Regístrese Aquí Gratis


. ¿Perdió su clave?




Call Center
Despejá tu duda


Horario: Lunes a viernes de 10:00 a 20:00 hora Argentina.



¿Qué queres hacer?
· Home
· Bajar libro gratis
· Buscar en Artnovela
· Foro de discusión
· Lista de miembros
· Publica tu texto
· Recomiéndanos
· Avant Go
· Boletin
· Catalogo de libros gratis
· Cumpleaños
· Encuestas
· Escríbanos
· Escribe una Reseña
· Estadisticas
· FAQ
· Libreria
· Listado de Temas
· Lo mejor en Artnovela
· Mensajes Privados
· Monografías
· Publique su libro
· Recomendar librería
· Recomendar libro
· Secciones
· SPChat
· Tu Cuenta

Chatear online
Nombre de la salaen línea
El Bar0
Libromaníacos0
Privada Sala de Ayuda Genera0

[ SPChat ]


Discusión y creación

5 Últimos
textos publicados


· Las aventuras de la China Airon
5546 Lects., 0 Resptas.
· Avance de “la derecha” en todo el mundo.
921 Lects., 1 Resptas.
· Mini Historias de la Pandemia
1052 Lects., 2 Resptas.
· Yo me vi una genial en Acorn
1068 Lects., 1 Resptas.
· Policial Inglés
986 Lects., 4 Resptas.

[ Leer más ]


Mi YouTube


Ver todo el canal


Recomendado hoy:





Categorías al azar

Cine
[ Cine ]

·SERIE NETFLIX: Hinterland
·Serie de Netflix, CAPITANI
·Recomiendo la serie El caso Hartung, de Netflix


Escribe en esta categoría. Pincha aquí.

Reseñas de libros
· VASELINA
· El mar que nos trajo de Griselda Gambaro
· Mantra, de Rodrigo Fresán
· El Código Da Vinci, Dan Brown
· EL PRIMER CLON
· Arpas Eternas
· Una mujer en su Jardín / A Woman in her Garden
· Los hermanos Karamazov - Fiodor Dostoievski
· E. M. FOSTER / LA MANSIÓN
· Érase una Vez, de Jean Pierre Vernant


Escribe acerca
de un libro aquí:


Libros más descargados
· 1: Borges: Selección de poemas y cuentos
· 2: El nombre de la rosa
· 3: La tarjeta postal, de Sócrates a Freud y más allá
· 4: Así hablaba Zaratustra
· 5: La genealogía de la moral
· 6: La casa de los espíritus
· 7: El hobbit
· 8: El señor de los anillos I
· 9: El beso de la mujer araña
· 10: El anticristo

Total Hits
Hemos recibido
39593512
impresiones desde FEBRERO 2002

Secciones especiales
· Entrevista a Graciela Scarlatto. Todo sobre su novela Vaselina. Un viaje de ida.
· Denise Levertov
El poeta en el mundo
Traducción de Graciela Scarlatto

· BLADE RUNNER: LA NO MIRADA DEL ZAPPING Y EL ZOOM OUT COMO DESAFÍO
· Los siete puentes. Por Yukio Mishima.
· Voces narrativas, discursos e intercambio en "Tú, la oscuridad". Por Ana M. Quiroga
· Acerca de El fin, de Jorge Luis Borges. Por Ana Quiroga
· Boleto a la lectura: la poesía en los años 90 en Argentina, por Graciela Scarlatto
· Los asesinos, por Ernest Hemingway
· Entrevista con el filósofo argentino Enrique Marí
· Entrevista con Hans-Georg Gadamer: El último filósofo
· Entrevista con Fernando Savater
· Entrevista con Paul Auster
· Entrevista a Abelardo Castillo
· Fernando Krichmar. La insurgencia mediática.
· Entrevista a Bioy Casares

Más en secciones especiales

Encuestas

Te gusta Artnovela?


Muchísimo. Ofrece mucho contenido
Mucho
Poquito
Nada



Resultados
Encuestas

votos 53
Para dejar un comentario en esta encuesta, entrá en Resultados y presioná el botón Dejar Comentario


EDITORIAL

NUESTRAS COLECCIONES

Conozca nuestro
proyecto editorial

AUTORES y AGENTES

Proponer originales
o capreta de autor

ARTE & PARTE
Narradores, poetas, ensayistas.

¿Cómo publico mi libro?

OBTENER MÁS
INFORMACIÓN


Descargue desde aquí un archivo con toda la información para publicar su libro en Artnovela.



SERVICIOS

. Publicar mi libro
. Edición: cotizaciones
. Corrección de textos
. Informe literiario
. Boletín semanal
. FORO


CONTENIDOS

. Monografías
. Reseñas
. Comunidad


BIBLIOTECA

. Ingresar
. Búsquedas
. Ver catálogo
. Herramientas


WEBMASTERS

Publicita
en Artnovela

. Banners



Ponga su anuncio aquí

 | Publicar Gratis |  |  |  Ayuda al cliente  |  MI CUENTA |  Ver carrito  |

 



¿Ya leyó el libro
Tras los pasos de un maestro? Contenido: Este libro ya no se imprime a demanda. Está descatalogado porque su contrato ha vencido. [...LEER MÁS / COMPRAR ]
Narrativa: cuentos: Son pareja
Enviado el Thursday, 29 August a las 15:54:37 por Artnovela

Cuentos, Relatos, Literatura hander1 escribió "

Oscuridad. Camina y piensa descalzo, con las zapatillas entre los dedos de la mano derecha. Va entre árboles y casas, pisando baldosas con ramitas y coquitos y piedras. Hay, en ciertas oportunidades, entre dos árboles, un farol alumbrando el piso que en esos lugares aloja grandes hileras de hormigas. Pasa frente a un gran número de puertas, algunas de madera, otras de chapa con vidrio; timbres también de chapa u otros de plástico con una luz verde. Corre un poco de viento que le acomoda el pelo y le pega la remera contra el cuerpo. El pavimento (camina ahora por la calle) libera a sus pies de ardor entre el propio frío y con ayuda del viento. Es varón y tiene pantalones cortos que no le molestan para caminar. Ella es mujer de pollera y en ojotas camina por un diagonal; nada de medias ni ojos pintados, pelo cómodo con hebillas.

Todavía hay mucha luz en el lugar por el que va y gente y baldosas rotas con papeles y edificios con timbres en cuadros de doble entrada. El sol cae para ella en una plaza atrás de los árboles, y el cielo está coloreado. No se quiere sentar, ni mira el reloj. Querría, creo, tener zapatos para llevarlos en la mano y liberar a sus pies, y mira el diagonal que escapa, de la plaza y sale. Le molesta ver a las pocas estrellas de su cielo ahora homogéneo y saber que el diagonal termina en la próxima plaza. Las estrellas no le llaman la atención y entonces dobla a su izquierda sin pensar en horizontales ni verticales. Para él no pasó el tiempo, está mirando a las Tres Marías y a la Osa Mayor aunque sin saberlo, las mira porque es noche sin luna y no por querer cerrar los ojos como alguien le insinuó. Baja la vista para buscar una pared que le sirva de respaldo, pero no quiere asustar a un buen vecino que esté intentando dormir en su casa enrejada con cortinas. El buen vecino debe necesitar un ventilador – piensa – y su noche ha de terminar compartiendo la cama evaluadora y con despertador en la mesita de luz. Se saca la remera y se apoya en una cortina de metal que de día debe ser algún pequeño negocio y que ahora está fría, y apoya las zapatillas y ve pocas estrellas entre las ramas de un árbol. Para ella si pasaron algunas horas y ya está en un barrio que no conoce, busca un diagonal que la pierda de verticales y horizontales. Querría sacarse la musculosa, pero no en éste mundo, querría quizá, estar en otro mundo. Y sigue con las ojotas del color de la pollera que no le tapa las rodillas y que combina con el collar y con su musculosa blanca. Y sigue sin reloj y sigue sin fumar pero con un chicle y sin cartera ni uñas pintadas. Ya se quiere sentar y las estrellas no le gustan, pero está cansada; y las casas de ese barrio tampoco le gustan, pero está cansada. No frena. Piensa en dónde frenar. Hará un esfuerzo para poder descansar tranquila. Ella querría estar en una casa vacía y suya y desnudarse y bañarse y acostarse. Que la pieza tenga poca luz y que al lado de la cama haya una vaso de agua con cubitos, que en toda la casa no haya ni siquiera un espejo, que el baño, la pieza y la cocina sean una sola cosa, que haya una escalera al techo y no tener vecinos, que la gente que la visite no se asombre, ni se excite, ni se moleste si ella decide estar desnuda en la bañadera en el medio de la casa. Pero no está segura, ni siquiera sabe si se animaría o si se sentiría ofendida si el visitante no se excitara. Él prende un cigarrillo después de pararse, guarda el encendedor mientras camina, conoce perfectamente a todas las cuadras que cruzan el diagonal, pero insiste en el miedo a alejarse. Piensa o recuerda, o más bien dialoga con su memoria, pero no logra olvidarse que el pasado es incorregible, entonces mira a su futuro, lo ve, lo toca, siente, que no es menos incorregible y dobla. Y se impacienta en ver casas o vereda o árboles distintos y es peor. Se pone las zapatillas y acelera el paso, la calle inmutable. El hambre lo toma por sorpresa. Escucha gritos y gente y silbidos, y se asusta. El grupo de gente está derecho a él y debe pasar ileso, y recuerda que los perros olfatean el miedo, poder que muchas personas adquieren. Son tres varones de unos veinte años, no mucho más puede distinguir, quizás sólo charlan. Después de unos cuantos pasos ve que son dos mujeres y un varón y se tranquiliza. Ella ya no quiere caminar, odia a sus vómitos nocturnos de grandes revoluciones, sobre todo odia las mañanas en que se despierta vomitada y apática. Camina porque no puede resistir las arcadas, y sueña utopías de mundos libres. Tiene hambre y va a intentar buscar su comida en un lugar pintoresco, esos que están fuera del tiempo. En el barrio sobran clubes y pules, apunta a uno que no conoce. Las dos manos empujan a la doble puerta, la cabeza bien alto cuando entra; los viejos agachan la vista y sólo la miran cuando pasa. Silencio en el antro, goce en ella. Se sienta en una mesita perdida al lado de la pared, apoya los codos y mira. Y como siempre después del miedo se preocupa tranquilo, pero sus temores giran y piensa en ella. Camina y la imagina pulcra de sociedades, huyendo (pelear es cosa de civilizados) quizás loca y riendo en la huida. Y nuevamente el hambre, tiene tres pesos y comer solo en algún lado lo saciaría de orgullo. No necesita mucho planear, se desata de a poco las zapatillas arrodillado en el suelo, ya sabe a donde irá. Camina ansioso ahora las cuadras, las calles no aportan novedad, piensa en ella. La luz aumenta con su acercamiento a la comida, las estrellas siguen ahí, aunque algo tapadas por las nubes. Ella se para y encara directamente al hombre detrás de la barra, lo mira fijo, después mira a todas esas botellas de vino polvorientas y vuelve a mirarlo. Le pide un sánguche de jamón y queso acompañado de un vaso de agua. El hombre la ve darse vuelta y caminar hasta la mesa. Apoya nuevamente los codos, se saca el chicle y lo pega en el cenicero. El partido de pool continua aunque timidamente. Llega el sánguche y el agua, el mozo no habla y apenas con un gesto devuelve el “gracias” de ella. Toma el sánguche con las dos manos y de a grandes bocados lo termina, ya abstraída del pool y de los hombres y de sencillos mundos ideales, no piensa cuando come, aún menos cuando de un trago se termina el agua. Se pasa, áspero, el antebrazo y el reverso de la mano por los labios y se recuesta un poco sobre la silla. Él está llegando ya, tira el cigarrillo por miedo a una explosión y pasa entre surtidores. La puerta se cierra tras su paso y el aire lo ataca. Las mesas son todas iguales, pero antes de sentarse debe seleccionar su comida. Hay salchichas girando sin cosechar desde la primavera, hay sánguches algo deformes en su envoltura de nylon, hay patys pero sólo en los carteles. Decide sánguche y Fanta y paga mirándose en el monitor. El primer bocado le saca la ansiedad y el segundo lo hace pensar en error; toma Fanta, piensa en ella. Mira por la ventana la avenida, pasa algún que otro taxi sin silenciador, los árboles firmes y la rambla finita y de sólo pasto. Altas casas pasando la rambla y tienen demasiadas ventanas por lo poco que hay para ver; pero cada una tiene un cantero con flores distintas y quizá la variedad vale la pena. Ella vuelve del baño y le pide un cigarrillo a un viejo que fuma esperando su turno al costado de un partido. Lo enciende y se sienta. Consume el cigarrillo entero con el sólo movimiento de mano y boca. Los viejos intentan ya no mirarla, resisten ahora por miedo a romperla. El cigarrillo le quema los dedos, lo suelta y con un movimiento de cabeza mira todo el bar. Deja cinco pesos en la mesa y sale sin despedirse. Camina rápido, no ve casas ni árboles, sólo baldosas. Él tira el sánguche – seguro que el jamón está pasado - y lo que quedó de Fanta al tacho con una servilleta, mira detrás del mostrador mientras el que atiende mira un partido de fútbol en el televisor. Saluda bajito, pisa cerca de la puerta, se abre y sale. Ahora ve las casas sin el vidrio de intermediario, no nota diferencia alguna. Quiere caminar descalzo por el pasto que hay en la rambla. Lo siente frío y tocado por la húmeda de la noche. La Luna sigue sin aparecer, las nubes ganan preponderancia en el cielo; está tranquilo y volviendo. Ella apurada, ya no cree en huir, cree si en volver, pero no en el trabajo diario (su mente es comúnmente impenetrable, pero no sus gestos) y cuando levanta la cabeza ve un gran número de casas, y sabe que hay otro gran número, más grande aún, de casas que no ve. La mayoría en esas casas duerme en este momento, algunos habrá charlando; nada que a ella le sirva. Y ve que no tiene cartera, y siente que la pollera es cómoda y se saca las chancletas y una en cada mano comienza a correr. Y correr le quita algo de concentración y no puede pensar mucho y se agita rápido pero sigue, con dolor. El calor y la falta de aire se le presentan insoportables, para y camina muy despacio exhalando por la boca.
Ella llegando a la casa camina con decisión, revisa en su ínfimo bolsillo la llave. Ya la tiene en la mano, abre la puerta, gran silencio en la oscuridad, camina tanteando entre objetos indistinguibles y se tranquiliza al ver una braza al rojo flotando en el living.
"

 
Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 3.33
votos: 3


Por favor tómese un segundo y vote por este artículo:

Malo
Regular
Bueno
Muy Bueno
Excelente



Opciones

Versión Imprimible  Versión Imprimible

Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo



OPINE: Deje algunas palabras para decirle al autor las reflexiones y opiniones que este texto le ha suscitado. No se vaya sin dejar su comentario. El objeto de este servicio es comenzar una charla e intercambiar ideas y sugerencias sobre diferentes temas.

Ayuda: Para ENVIAR UNA OPINIóN, presione el botón ENVIAR OPINION y escriba su comentario. Para RESPONDER a un comentario ya escrito, presione el enlace Responder a esto que aparece debajo de cada opinión. Puede enviar comentarios con su nombre de usuario, pero no en forma anónima.


"Login" | Registrarse | Entrar | 3 Opiniones | Search Discussion
Puntos
Los comentarios son propiedad de quien los envió. Artnovela no se responsabiliza por su contenido.


No se permiten comentarios Anónimos, Regístrese | Entrar


Re: Son pareja (Puntuación 1)
por clamaga el Thursday, 29 August a las 16:10:23
http://www.artnovela.com.ar
Bueno bueno. ¿Pero qué tenemos aquí? PASEN Y VEAN :)

Hete aquí un texto que despliega todo un mundo: nutritivo, con imágenes alimenticias, un lenguaje preciso y la mirada de un narrador especialista en los detalles interesantes. Así empieza a nacer un lugar casi cinematográfico aunque familiar, pero sobre todo muy vivo y verosími. Me dejó con la boca abierta. APLAUSOS.

Ahora unas cosillas para hilar más fino:

Una sugerencia: división en párrafos en lugar de un gran discurso sin interrupciones (que funciona mejor en la novela, donde el lector lleva un ritmo determinado).

Otra: tiene que ver con el género. Yo siento que esta historia tuya es parte de algo más grande, es una descripción que entra en algo que lo sobrepasa. Para que sea realmente un cuento, tiene que haber CONFLICTO, tensión dramática, y después una resolución que puede ser un final abierto o no, sorpresivo o no. En este texto estupendo que subiste no hay un conflicto puntual, sino más bien una cámara subjetiva (el narrador) que pasea por un mundo y lo muestra. Es una escena -para seguir el símil con el cine- pero falta la historia, el cuento. ¿Entendés?

Y nada, lo dejo acá para leerlo otra vez porque creo que es un texto muy bello. Te FELICITO.

Besos.
Graciela





¿Ya leyó el libro Los niños y la ciencia? Contenido: SIGLO VEINTIUNO PRESENTA EL PRIMER VOLUMEN DE LA SERIE MAYOR DE CIENCIA QUE LADRA… Esta obra relata la experiencia de “La mano en la masa”, una exitosa aventura pedagógica innovadora emprendida por tres académicos franceses que convirtió a los chicos en investigadores y a las aulas en laboratorios. [ ...LEER MÁS / COMPRAR ]

Ver más libros y servicios:


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Artnovela presenta: LITERATURA EN ESPAÑOL. Títulos y autores escogidos en los géneros:
ensayos, relatos, poemas, ciencias humanas, ficción, literatura para niños y otros.




Inscribite a la CLÍNICA DE CUENTO Y NOVELA
DE GRACIELA SCARLATTO ESCRIBIENDO A gscarlatto@gmail.com




Artnovela Ediciones SRL es una empresa dedicada a prestar servicios editoriales a autores de habla hispana en todo el mundo. Información comercial: La sociedad está radicada y constituída en la República Argntina, ciudad de Buenos Aires, con inscripción en el Registro General de Justicia Nº 5803, libro 24, tomo - de SRL. Información fiscal: Responsable inscripto en ganancias. CUIT: 30-70978053-7. IVA exento. Si desea más información, visite nuestra sección de preguntas frecuentes.



NOTA :   Servicios de edición. Pasos para publicar un libro. Información completa de nuestros servicios de edición. Distribución a pedido o bajo demanda. Cronogramas de edición. Cómo publicar novelas, tesis, libros de relatos, poemas, ensayos académicos o de divulgación, literatura para jóvenes y niños. Temas: filosofía, historia, psicología y otras ciencias humanas. Derechos de autor y registro ISBN Estos temas reflejan las preguntas frecuentes a la hora de editar un libro. Público en general, escritores, periodistas, redactores, docentes y miembros de la comunidad científica que, hoy por hoy, evalúan las oportunidades que la industria editorial ofrece a nuevos autores de habla hispana necesitan respuestas a estas cuestiones. La comercialización del libro, el mercado editorial, la distribución y la conquista del público lector no son murallas infranqueables para un escritor; pero la industria ha cambiado, y con ella los actores sociales implicados; tampoco la literatura ha permanecido indemne... [ MÁS ]