Entrenamiento profesional para escribir cuento y novela

Ver estadisticas de su banner
Inicio :: Portal de Cultura

Publicite AQUI


ARTE EN ARTNOVELA
Compra el cuadro que prefieras
. IMPURA
. INFORMACION
. RETRATOS
. SERIE SELFIE
. SERIE CALLATE
. PAISAJES
. SERIE CUT OUT
. SERIE MELTED CROWD
. COMO EL AGUA
. SERIE STILL LIFE
. ABSTRACTOS



Mi cuenta

 Mi Cuenta

---------------------

Ingresar

 Ingresar
a su cuenta


Hola Invitado
Usuario

Contraseña



. Regístrese Aquí Gratis


. ¿Perdió su clave?




Call Center
Despejá tu duda


Horario: Lunes a viernes de 10:00 a 20:00 hora Argentina.



¿Qué queres hacer?
· Home
· Bajar libro gratis
· Buscar en Artnovela
· Foro de discusión
· Lista de miembros
· Publica tu texto
· Recomiéndanos
· Avant Go
· Boletin
· Catalogo de libros gratis
· Cumpleaños
· Encuestas
· Escríbanos
· Escribe una Reseña
· Estadisticas
· FAQ
· Libreria
· Listado de Temas
· Lo mejor en Artnovela
· Mensajes Privados
· Monografías
· Publique su libro
· Recomendar librería
· Recomendar libro
· Secciones
· SPChat
· Tu Cuenta

Chatear online
Nombre de la salaen línea
El Bar0
Libromaníacos0
Privada Sala de Ayuda Genera0

[ SPChat ]


Discusión y creación

5 Últimos
textos publicados


· Las aventuras de la China Airon
1434 Lects., 0 Resptas.
· Avance de “la derecha” en todo el mundo.
387 Lects., 1 Resptas.
· Mini Historias de la Pandemia
469 Lects., 2 Resptas.
· Yo me vi una genial en Acorn
506 Lects., 1 Resptas.
· Policial Inglés
463 Lects., 4 Resptas.

[ Leer más ]


Mi YouTube


Ver todo el canal


Recomendado hoy:





Categorías al azar

Cuentos, Relatos, Literatura
[ Cuentos, Relatos, Literatura ]

·“VASELINA” entre los cinco mejores libros de 2021
· Todo fue un sueño.
·CONCURSO DEL BICENTENARIO - GRAN PREMIO BANCO PROVINCIA - LITERATURA (Argentina)
·La misteriosa mujer de las valijas
·VASELINA. Capítulo XX
·3er. Concurso de cuento de FUNDACIÓN LA BALANDRA
·NUEVO SERVICIO PARA NUESTROS USUARIOS
·Entrevista a Graciela Scarlatto sobre su libro “Vaselina”
·Mini Historias de la Pandemia


Escribe en esta categoría. Pincha aquí.

Reseñas de libros
· VASELINA
· El mar que nos trajo de Griselda Gambaro
· Mantra, de Rodrigo Fresán
· El Código Da Vinci, Dan Brown
· EL PRIMER CLON
· Arpas Eternas
· Una mujer en su Jardín / A Woman in her Garden
· Los hermanos Karamazov - Fiodor Dostoievski
· E. M. FOSTER / LA MANSIÓN
· Érase una Vez, de Jean Pierre Vernant


Escribe acerca
de un libro aquí:


Libros más descargados
· 1: Borges: Selección de poemas y cuentos
· 2: El nombre de la rosa
· 3: La tarjeta postal, de Sócrates a Freud y más allá
· 4: Así hablaba Zaratustra
· 5: La genealogía de la moral
· 6: La casa de los espíritus
· 7: El hobbit
· 8: El señor de los anillos I
· 9: El beso de la mujer araña
· 10: El anticristo

Total Hits
Hemos recibido
37438673
impresiones desde FEBRERO 2002

Secciones especiales
· Entrevista a Graciela Scarlatto. Todo sobre su novela Vaselina. Un viaje de ida.
· Denise Levertov
El poeta en el mundo
Traducción de Graciela Scarlatto

· BLADE RUNNER: LA NO MIRADA DEL ZAPPING Y EL ZOOM OUT COMO DESAFÍO
· Los siete puentes. Por Yukio Mishima.
· Voces narrativas, discursos e intercambio en "Tú, la oscuridad". Por Ana M. Quiroga
· Acerca de El fin, de Jorge Luis Borges. Por Ana Quiroga
· Boleto a la lectura: la poesía en los años 90 en Argentina, por Graciela Scarlatto
· Los asesinos, por Ernest Hemingway
· Entrevista con el filósofo argentino Enrique Marí
· Entrevista con Hans-Georg Gadamer: El último filósofo
· Entrevista con Fernando Savater
· Entrevista con Paul Auster
· Entrevista a Abelardo Castillo
· Fernando Krichmar. La insurgencia mediática.
· Entrevista a Bioy Casares

Más en secciones especiales

Encuestas

Te gusta Artnovela?


Muchísimo. Ofrece mucho contenido
Mucho
Poquito
Nada



Resultados
Encuestas

votos 51
Para dejar un comentario en esta encuesta, entrá en Resultados y presioná el botón Dejar Comentario


EDITORIAL

NUESTRAS COLECCIONES

Conozca nuestro
proyecto editorial

AUTORES y AGENTES

Proponer originales
o capreta de autor

ARTE & PARTE
Narradores, poetas, ensayistas.

¿Cómo publico mi libro?

OBTENER MÁS
INFORMACIÓN


Descargue desde aquí un archivo con toda la información para publicar su libro en Artnovela.



SERVICIOS

. Publicar mi libro
. Edición: cotizaciones
. Corrección de textos
. Informe literiario
. Boletín semanal
. FORO


CONTENIDOS

. Monografías
. Reseñas
. Comunidad


BIBLIOTECA

. Ingresar
. Búsquedas
. Ver catálogo
. Herramientas


WEBMASTERS

Publicita
en Artnovela

. Banners



Ponga su anuncio aquí

 | Publicar Gratis |  |  |  Ayuda al cliente  |  MI CUENTA |  Ver carrito  |

 



¿Ya leyó el libro
Magnum Opus. Travesia hacia la verdad? Contenido: Este libro ya no se imprime a demanda. Está descatalogado porque su contrato ha vencido. [...LEER MÁS / COMPRAR ]
Narrativa: cuentos: Muerte Sustituta
Enviado el Wednesday, 08 May a las 22:57:33 por Artnovela

Cuentos, Relatos, Literatura kalessi escribió "

El pequeño monstruo de lata me sobresaltó. Ese despertador infame.
Mi frente golpeó contra el estante de la biblioteca, sobre la cama. Reboté contra la almohada. El corazón desbocado quería abandonar mi pecho. Las sábanas húmedas revelaban la intensidad de la pesadilla.
El reloj salió volando por la ventana.


Eran los años oscuros, cuando siniestros Ford Falcon recorrían las calles. A veces con un rumor apagado, otras haciendo chillar los neumáticos al doblar en una esquina, transportando su carga de asesinos y víctimas desesperadas.
A diferencia de otros sueños, en este imperaba la luz. Un sol intenso iluminaba cada rincón, sin producir sombra alguna.
Yo caminaba por una recova, parecía la de Leandro Alem. A cada paso miraba sobre mi hombro, algo o alguien me seguía.
A dos cuadras —atrás mío—, apareció la trompa de un auto negro, gigantesco. Dobló con parsimonia hacia donde me encontraba. Distinguí cada reflejo en los cromados, los cristales levemente verdosos, las tres antenas.
Hipnotizado, observé a los dos ocupantes: bestiales. Anteojos oscuros, enormes; y las sonrisas de triunfo, con demasiados dientes para ser humanas.
Mis piernas eran dos tubos de goma agujereados, por donde se escapaba un aire tibio. Perdí estatura mientras se desinflaban. Un intenso deseo de orinar golpeó mi vejiga. Los ojos a punto de reventar de puro abiertos. Más aire, escapando de mis pulmones, siseando entre los dientes.
El conductor aceleró con suavidad. El motor subió su ronroneo una octava y el auto levantó apenas el morro, olisqueando la presa. La distancia se redujo. Advertí los trajes grises, cruzados. El que viajaba de mi lado hizo un movimiento grácil: apoyó el codo en la ventanilla y sacó —como al descuido— un arma. Parecía una continuación de su propio brazo.
Supe —no sé cómo, pero supe— que era una Browning nueve milímetros. Tan opaca y muerta que absorbía toda la luz que le llegaba. Un agujero negro cargado con el horror del vacío infinito.
No contaron con que mi adrenalina —violenta, terrible, Santa Adrenalina de mis arterias— acudiría, masiva, en mi ayuda.
Dí un salto. Corrí entre los sillares de la recova. A mis espaldas, las ruedas giraron aullando de furia. El motor rugió su frustración. Ya estaban sobre mí, casi.
Zigzagueaban esquivando las columnas, para ello el auto debía ondular. De otro modo, el tamaño le hubiera impedido serpentear en ese espacio tan estrecho. Gané un poco de distancia. Los rostros de mis perseguidores —muecas demoníacas—, se contraían por la ira.
Alcancé la pendiente de Avenida de Mayo, no había un alma. Empecé a subir resbalando en el adoquinado, misteriosamente húmedo bajo el sol ardiente. La camisa se me pegaba en la espalda, y los pantalones —de hierro— me impedían los movimientos.
Caí.
Gateando —no terminaba de incorporarme—, rompiéndome las uñas, con las suelas de los mocasines resbalando en el granito de la calle, traté de avanzar un poco más.
Llegué hasta una montaña de escombros, frente a la explanada de la Casa de Gobierno.
El auto giró entre nubes blancoazuladas y olor a caucho quemado. Me desplomé tras los cascotes, sobresalían unos huesos blancos.
Tratando de embestirme, chocaron contra el amasijo de restos humanos e inhumanos. Volcaron con estruendo, arrancando chispas, haciendo volar miríadas de partículas polvorientas. El silencio se hizo denso, espeso.
Me acerqué —ya sin temor— al vehículo que yacía con las ruedas hacia arriba, como un escarabajo gigante e inmundo. Oí con nitidez el cliqueo del metal caliente, un gorgoteo al retroceder los líquidos dentro de las mangueras. El conductor no aparecía por ningún lado. Solo encontré al otro, al asesino, seguía vivo y despierto.
Nos miramos con fijeza. Él se arrastró hasta la ventanilla empujándose con los codos, aún empuñaba el arma. Persistente, otra vez me apuntó.
Solté una carcajada de alivio. La pistola era de plástico, ordinaria. Un juguete de mala calidad. Todo era una broma. Un chiste pésimo. Me habían dado un buen susto, resoplé mientras recuperaba la compostura. Apoyé las manos sobre mis rodillas, inclinándome para verlo de cerca.
—¡Animal! —Aullé. —¡No servís ni para robar monederos en la feria, infeliz! —Seguí gritándole. ¿Por qué no te dedicás a otra cosa? Mejor hacete verdulero... ¡Imbécil!
Las palabras eran un bálsamo. Chorreaban por mi espíritu alterado, lavando los últimos restos del pánico. Me sentía cada vez mejor. Aspiré hondo, hinchando el pecho. Mi oponente miraba perplejo, se achicaba a ojos vista.
Algo cambió en el aire, que se volvió ominoso. Dejé de reír, alerta.
Ahora era el asesino quien sonreía. La boca se le estiraba, casi hasta partirle la cabeza en dos. Demasiados dientes, demasiado largos.
Y el juguete...
Empezó a transformarse —no pude apartar la vista de aquel horror—. Con lentitud, como si fuera un tubo que se llena de agua, se volvió metálico, real. Era la muerte —que se puede eludir un tiempo—, pero es invencible.
Sentí un amasijo de alambre en la garganta.
Percibí cada detalle: el punto de mira, la corredera, el guardamonte, las cachas ranuradas. Noté la mano firme que la sostenía: las uñas cuidadas, el índice tirando hacia atrás el fino gatillo negro. El martillo del percutor cayendo... cayendo...

Y el pequeño monstruo de lata que me sobresalta. Ese despertador infame que ahora yace muerto en mi lugar.
Despatarrado y con las tripas al aire, en el patio.


Buenos Aires mayo de 2002
"

 
Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 5
votos: 1


Por favor tómese un segundo y vote por este artículo:

Malo
Regular
Bueno
Muy Bueno
Excelente



Opciones

Versión Imprimible  Versión Imprimible

Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo



OPINE: Deje algunas palabras para decirle al autor las reflexiones y opiniones que este texto le ha suscitado. No se vaya sin dejar su comentario. El objeto de este servicio es comenzar una charla e intercambiar ideas y sugerencias sobre diferentes temas.

Ayuda: Para ENVIAR UNA OPINIóN, presione el botón ENVIAR OPINION y escriba su comentario. Para RESPONDER a un comentario ya escrito, presione el enlace Responder a esto que aparece debajo de cada opinión. Puede enviar comentarios con su nombre de usuario, pero no en forma anónima.


"Login" | Registrarse | Entrar | 2 Opiniones | Search Discussion
Puntos
Los comentarios son propiedad de quien los envió. Artnovela no se responsabiliza por su contenido.


No se permiten comentarios Anónimos, Regístrese | Entrar


Re: Muerte Sustituta (Puntuación 1)
por REGGER01 el Friday, 04 October a las 15:00:28
Un ejemplo de cómo narrar con ritmo y sin excesos. Me agradó mucho la lectura y no eché a faltar más que un esfuerzo suplementario en el intento de persuadir al lector. La historia se queda algo corta y el final no me acaba de convencer. Pero, en suma, el cuento es bueno.



Re: Muerte Sustituta (Puntuación 1)
por marwinri el Thursday, 12 December a las 19:16:39
uffff!!!!! que bueno que estuvo!!!!!
que bueno de verdad.
me hubiera gustado que la muerte se llevara algo menos metalico y mas humano, solo porque en mi caso particular si me gusta que la muerte gane.
exclente relato, mantiene una muy buena relacion entre la coherencia que exige echar un cuento y el surrealismo inherente a las pesadillas. por lo demas nada que decir que no sean yeahs!





¿Ya leyó el libro Belterra? Contenido: Este libro ya no se imprime a demanda. Está descatalogado porque su contrato ha vencido. [ ...LEER MÁS / COMPRAR ]

Ver más libros y servicios:


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Artnovela presenta: LITERATURA EN ESPAÑOL. Títulos y autores escogidos en los géneros:
ensayos, relatos, poemas, ciencias humanas, ficción, literatura para niños y otros.




Inscribite a la CLÍNICA DE CUENTO Y NOVELA
DE GRACIELA SCARLATTO ESCRIBIENDO A gscarlatto@gmail.com




Artnovela Ediciones SRL es una empresa dedicada a prestar servicios editoriales a autores de habla hispana en todo el mundo. Información comercial: La sociedad está radicada y constituída en la República Argntina, ciudad de Buenos Aires, con inscripción en el Registro General de Justicia Nº 5803, libro 24, tomo - de SRL. Información fiscal: Responsable inscripto en ganancias. CUIT: 30-70978053-7. IVA exento. Si desea más información, visite nuestra sección de preguntas frecuentes.



NOTA :   Servicios de edición. Pasos para publicar un libro. Información completa de nuestros servicios de edición. Distribución a pedido o bajo demanda. Cronogramas de edición. Cómo publicar novelas, tesis, libros de relatos, poemas, ensayos académicos o de divulgación, literatura para jóvenes y niños. Temas: filosofía, historia, psicología y otras ciencias humanas. Derechos de autor y registro ISBN Estos temas reflejan las preguntas frecuentes a la hora de editar un libro. Público en general, escritores, periodistas, redactores, docentes y miembros de la comunidad científica que, hoy por hoy, evalúan las oportunidades que la industria editorial ofrece a nuevos autores de habla hispana necesitan respuestas a estas cuestiones. La comercialización del libro, el mercado editorial, la distribución y la conquista del público lector no son murallas infranqueables para un escritor; pero la industria ha cambiado, y con ella los actores sociales implicados; tampoco la literatura ha permanecido indemne... [ MÁS ]